Actividad física en la primera infancia

Compartir

Babytuto

24 de abril de 2015

En los primeros 5 años de vida, los niños adquieren las facultades que les facilitan los procesos de aprendizaje y de educación necesarios para su vida adulta. Considerando todos los aspectos, la estimulación motriz es fundamental para el desarrollo completo del cerebro, y tiene gran incidencia en momentos posteriores de la vida del niño, como el colegio, los juegos, las actividades con sus pares, entre otros. En esta etapa, los niños deben tener la posibilidad de vivenciar la mayor cantidad de experiencias de movimiento posibles. Crear oportunidades para que los niños y niñas participen de actividades físicas facilitará no sólo un desarrollo motriz, sino que generará, y solo si esas actividades le son entretenidas, un incentivo para continuar su práctica en edades más avanzadas. Por lo tanto, cuanto más experiencias almacenadas, mayor potencial para desarrollarse en el futuro. Es muy importante no presionar a los niños para que practiquen un deporte específico o sigan una línea de actividad física que no les acomode, sea lo que sea que hagan les tiene que gustar, tienen que sentir que van a divertirse y a pasarlo bien. Las actividades que se recomiendan en esta etapa del desarrollo del niño, se refieren principalmente a la adquisición de habilidades motoras simples y complejas como saltar, reptar, trepar, escalar, lanzar, botar, patear, etc. En este tipo de actividades predomina la coordinación neuromuscular, fundamental para cualquier tipo de destreza física, lo que les permite adquirir bases sólidas y a la vez enriquecer su desarrollo motriz. Además, estas habilidades motoras básicas requieren de muy poca presencia de las cualidades físicas de fuerza, resistencia y velocidad, las cuales no son necesarias trabajar en niños tan pequeños. Éstas se irán desarrollando junto con la maduración en su crecimiento. Según recomendaciones de la OMS (2010), para que la actividad física tenga beneficios para la salud de los niños debe realizarse todos los días, con una duración de 1 hora, la que puede ser distribuida en su jornada diaria en periodos de 10 a 15 minutos. Muchos pueden pensar que esto es difícil de alcanzar, ¿Cómo logro que mi hijo/a realice una hora de actividad física al día? Pues bien, la respuesta es mucho más simple de lo que se podría pensar. Los niños tienen que JUGAR, ¡¡Eso es todo!! Si sumamos los minutos que juegan en los recreos y alguna actividad extraescolar, ya tenemos más de la mitad del tiempo. Si salimos a dar un paseo a la plaza o al parque y jugamos con ellos, perfectamente podemos completar una hora diaria. Y si además, le inculcamos pequeños hábitos saludables, como utilizar las escaleras y caminar cuando se pueda, estaremos formando futuros jóvenes y adultos activos y saludables.  Otros temas que te podrían interesar:  ej

Compartir