Tengo 29 meses y crezco con mucha rapidez. Pasar tiempo al aire libre es tan importante como los momentos que disfruto jugando dentro de mi casa. Ir a una plaza no solo me servirá para ejercitar mi cuerpo, sino que ...

A mis 28 meses todavía tengo problemas para controlar mis emociones, por eso es normal que empuje, haga rabietas, o incluso golpee a mis papás u otros niños. Esta es la forma que tengo de mostrar que estoy frustrado o ...

Es normal que a mis 26 meses parezca  que tengo una energía inagotable. Es bueno que mis papás me lleven al parque a jugar, para que así libere mi energía, y además, mejore mi coordinación y fortalezca mis músculos y ...

A mis 26 meses ya debería conocer unas 50 palabras o más. Con ellas construiré frases básicas, pero todavía me costará decir algunas cosas. Es más, muchas de las cosas que diga no tendrán mucho sentido, pero es importante que ...

Mis papás pueden hacer muchas actividades sencillas para estimular mi aprendizaje e inteligencia. Por ejemplo, me pueden nombrar las partes del cuerpo, los animales, las plantas y las cosas que veo siempre. Me siguen gustando mucho las canciones y bailar, ...

A mis quince meses ya entiendo órdenes sencillas. Mi vocabulario sigue creciendo rápidamente, y como mi cerebro absorbe todo como una esponja, es bueno que me enseñen todo lo que puedan. A estas alturas diré “no” muy seguido, lo que ...