Cuando el niño no quiere dormir siesta

Generalmente cuando los niños tienen más de un año comienzan a no querer dormir siesta, debido a que tienen mucha más energía. No obstante, los niños de esta edad aún necesitan descansar a medio día.

Algunos consejos para lograr que los niños sigan durmiendo durante el día:

  • Ser consistente con los horarios: es muy importante que los niños sepan a qué hora deben tomar una siesta, acompañado de una rutina que les dé seguridad e indique que llegó el momento de descansar
  • Adaptarse a las nuevas necesidades: a medida que los niños crecen disminuyen las horas de sueño diurno, quedando generalmente una siesta al día, la que se realiza casi siempre después de almuerzo
  • Ser firme y mantener la tranquilidad: es cansador luchar todos los días para que los niños se duerman, pero se debe mantener la calma y no traspasar el estrés al niño

Es normal que los niños no sientan ganas de dormir una siesta, porque se encuentran muy interesados y concentrados en conocer y explorar el mundo que los rodea, y no desean perder el tiempo durmiendo.

Poco a poco, cuando los niños vayan descubriendo otras formas de relajarse para irse a dormir, sin necesidad de ser amamantado, o mimado, podrá hacer eso mismo durante el día, cuando le toque dormir su siesta.

Simpre se debe tener en cuenta que  una buena rutina, harán del proceso algo mucho más fácil.

Otros temas que te podrían interesar: