La importancia de humectar la piel de los bebés

La piel de los bebés es muy sensible y de pocas barreras, por lo que se debe tener gran cuidado en su protección, para que no la dañen agentes externos y ambientales.

Se requiere una humectación varias veces al día, ya que como su textura es delicada y con tendencia a transpirar, es muy necesario protegerla. Por esta razón, se aconseja aplicar cremas humectantes e hidratantes desde su nacimiento.

No obstante, es preciso tener siempre presente que las cremas y productos a utilizar deben ser especialmente diseñados para la piel de los niños, es decir, que no sean agresivos ni irritantes.

Consejos para cuidar la humectación de la piel del bebé:

  • Evitar el contacto directo con la piel del bebé de elementos irritantes como colonias, perfumes y jabones muy fuertes. Estos pueden irritar o causar sequedad.
  • Es preferible que el baño de los bebés sean diarios, pero cortos. Limpiar, enjuagar y no extender el tiempo del niño en el agua. Mayor tiempo puede dañar la piel delicada de los niños.
  • El agua debe ser tibia o templada, nunca caliente, ya que puede causar dolor y daños en la piel.
  • Usar un jabón líquido con Ph neutro. La exposición a productos irritantes puede dañar la piel delicada de los niños.
  • No es recomendable abrigar en exceso a los niños, ya que eso puede causar transpiración constante. Es recomendable usar telas de algodón y nunca exponerlos a productos tóxicos.