Acidez durante el embarazo

La acidez estomacal es una sensación de quemazón que va desde la parte de abajo del esternón hasta la zona inferior de la garganta, molestia que usualmente se presenta generalmente  a partir del tercer trimestre.

Este malestar se debe principalmente a que la placenta produce la hormona progesterona, que relaja los músculos lisos del útero, aflojando así la válvula que separa el esófago del estómago, lo que genera que los ácidos gástricos se devuelvan.

Técnicas que ayudan a prevenir y aminorar la acidez:

  • Reducir el consumo de alimentos calóricos como las masas o los embutidos, esto ayudará a que el estómago no se sobrecargue
  • Evitar alimentos muy condimentados como el vinagre, pimienta u otros picantes
  • Prescindir de alimentos que retrasan el vaciado gástrico como bebidas con gas, en especial las bebidas cola.
  • Aumentar la ingesta de líquidos entre las comidas y no durante las mismas para no aumentar el volumen del estómago.
  • Comer porciones pequeñas y seguidas: las comidas deben ser en poca cantidad y a menudo. Se debieran distribuir en 5 o 6 porciones al día
  • No acostarse enseguida después de comer: es recomendable esperar al menos 2 horas, ya que estar tumbado o recostado favorece el reflujo gastroesofágico
  • Elevar la cabecera de la cama de 10 a 15 centímetros: se pueden, así la gravedad mantendrá el contenido gástrico en el estómago.

Los cambios hormonales y los cambios físicos, como el crecimiento del bebé durante la última etapa del embarazo, también provocan que la digestión de las mujeres sea más lenta.

Desafortunadamente, los malestares estomacales en la mayoría de los casos no se pueden aliviar, y continuarán hasta que termine la gestación.

Otros temas que te podrían interesar: