El sueño y la alimentación son claves para el crecimiento

Desde que los bebés nacen se espera que estén en constante crecimiento, porque es señal de que están bien alimentados y que mantienen un desarrollo acorde a su edad.

Según las tablas de crecimiento, el proceso normal de aumento de talla de los bebés dentro del útero es de 50 centímetros en nueve meses. Durante el primer año de vida el crecimiento promedio es de unos 25 centímetros, mientras que en el segundo año es de unos 12,5 centímetros.

A los dos años, el desarrollo se hace más lento, manteniendo una media de cuatro centímetros al año, hasta aproximadamente la adolescencia.
Mantener una alimentación saludable es clave para que los niños aumenten de talla correctamente.

Sí están desnutridos o ingieren menos alimentos de los que necesitan dejarán de crecer, debido a que el cuerpo ocupa esas energías para acciones más vitales. Dormir es clave para continuar creciendo según lo esperado, ya que cuando el cuerpo descansa, se activa la hormona del crecimiento.

El establecimiento de horarios desde que son pequeños pueden ayudar en este proceso. Para tener un buen sueño durante las noches, es recomendable que los niños no consuman ciertos alimentos que podrían alterarlo como  el chocolate, azúcar en forma desmedida y las frituras pueden tener efectos negativos.

Otros temas que te podrían interesar: