Consejos para disfrutar la hora de comer

Cuando los bebés comienzan a comer, a veces es difícil que terminen la porción que les corresponde y los padres se estresan, obligándolos a alimentarse.

Esta conducta genera que los niños relacionen  la hora de comer con retos y estrés, convirtiéndose en un momento y experiencia desagradable para ambos.

La clave para que los niños vayan comiendo cada vez más es convertir la comida en una actividad placentera. Cuando son bebés, no forzarlos a comer más de lo que quieren y a medida que van creciendo, incorporándolos a la mesa familiar, para que participen activamente de esta instancia.

A partir del año aproximadamente se recomienda incentivarlos para que se alimenten solos, ya sea con una cuchara o con sus manos. Esta libertad les permite investigar y aprender sobre las diferentes texturas, sabores, colores y olores de los alimentos.

Algunas recomendaciones a considerar para hacer más entretenida la hora de comer:

  • No enseñarles que la alimentación es una exigencia.
  • Debe ser un momento relajado y tranquilo, no retarlos porque no comen ni amenzarlos con algún castigo si no terminan su plato.
  • No discutir con otra persona mientras los niños comen o en la mesa familiar.
  • No se recomienda prender la televisión mientras comen. Probablemente al hacerlo el niño quede hipnotizado y coma sin protestar, pero debe aprender que es un momento para socializar.

Más que hacer la hora de la comida algo entretenido, es fundamental hacerles entender a los niños que la hora de la comida es algo que se debe disfrutar, que la alimentación es importante para el crecimiento y desarrollo.

Otros temas que te podrían interesar: