Beneficios de las rutinas y hábitos en los niños y su relación con el aprendizaje

Actualmente, vivimos insertos en un mundo muy rápido, con un ritmo acelerado y con un alto nivel de actividades a realizar diariamente. Hoy en día, muchos padres no están presentes en sus casas por varias horas, llegando luego de un largo día de trabajo, con bajos niveles de energía y constantes preocupaciones.

Sin embargo, aún falta el momento donde se quiere compartir con los hijos y entregarles la atención que requieren. Asi, es evidente que queda escaso tiempo para establecer rutinas cotidianas para los más pequeños de la casa, o incluso, que se llegue a obviar que éstas son importantes para su crecimiento.

Cuando hablamos de rutinas, se hace referencia a aquellas actividades y horarios que se repiten diariamente, de manera sistemática y regular, que tiene por objetivo hacer de estas acciones repetidas, un hábito. Un ejemplo sencillo de esto, es el lavado de dientes, con el paso del tiempo, esta tarea se logra aprender y adquirir, transformándose en un hábito.

¿Por qué son importantes las rutinas y los hábitos para los niños?

  • Aumenta y favorece el desarrollo de la autonomía.
  • Permite el conocimiento de sí mismo.
  • Genera seguridad y estabilidad.
  • Favorece un ambiente de tranquilidad.
  • Potencia la organización y orden mental.
  • Transformamos el ambiente en un lugar predecible, por lo tanto bajan los niveles de incertidumbre y ansiedad.

Los hábitos que primero se deben establecer son de alimentación, higiene y sueño.

¿Qué relación tienen con el aprendizaje?

  • El hábito por sí mismo es un aprendizaje, que implica establecer conductas de autoregulación y disciplina.
  • Favorece la integración al sistema educativo. Dentro de las salas de clases, sobretodo en preescolar, el seguimiento de las rutinas es uno de los objetivos de aprendizaje.
  • Favorece la comprensión de secuencias de tiempo y espacio.
  • Permite focalizar la atención en tareas específicas y determinadas.
  • Potencia la planificación y trabajar en base a metas y objetivos diarios.
  • Permite comenzar y terminar una tarea, sin dejar a medias lo que se realiza.
  • Uso eficiente del tiempo.

Como podemos ver, es de vital importancia organizar a nuestros niños, en base a rutinas, que les permitirán desenvolverse tanto en su vida escolar como fuera de ella. Para esto se puede realizar un horario considerado: alimentación, higiene, horas de juego (será un juego libre, pero dentro de tiempo determinados), deporte, estudio (cuando son más grande) y sueño. Se pueden agregar más elementos según las necesidades.

Magdalena Escobar – Psicopedagoga Allegra Red.

Otros temas que te pueden interesar: