Lanolina: un imprescindible para la lactancia

Hablamos constantemente de los beneficios que aporta el uso de la lanolina, pero hoy queremos contarte un poco más sobre el origen y la composición de este producto que, como dirían nuestras madres y abuelas, “vale pa’ to”.

La lanolina es una especie de cera untuosa y amarillenta de origen natural. Procede de las glándulas sebáceas de las ovejas, que producen dicha sustancia para protegerse de la humedad. El proceso de extracción de la lanolina se lleva a cabo tras cortar la lana de la oveja, por lo que no tiene que dañarse al animal en ningún caso. No obstante, al ser un producto de origen animal, la lanolina no es apta para veganos.

Aunque a veces se refieren a esta sustancia como grasa animal, y su textura sea grasienta, consiste más bien en un tipo de cera aislante cuyo uso es curativo y tiene múltiples beneficios, no sólo para embarazadas o madres durante la lactancia, sino para combatir la sequedad de la piel en general y protegerla ante irritaciones, quemaduras, grietas, etc. Su principal función es crear una capa protectora sobre la piel y, a su vez, hidratar la zona afectada desde el interior, no solo aliviando el dolor sino facilitando y acelerando el proceso de regeneración de la piel.

Con la aplicación de lanolina sobre la zona agrietada o reseca, la humedecemos, sintiendo un alivio inmediato, acelerando el tiempo de curación, y creando una barrera que permite que la piel mantenga la humedad interna y se regenere sin la formación de costras por las heridas.

La lanolina HPA® de Lansinoh está únicamente compuesta por lanolina ultrapurificada, resultado de un cuidadoso proceso avanzado de refinado en 5 etapas y una purificación posterior, que hacen que nuestra crema tenga un grado único de pureza. Por ello, nuestra lanolina está considerada la más pura del mercado, siendo además la única crema para pezones con el sello de aprobación de la British Allergy Foundation.

Está recomendada por médicos, farmacéuticos y, por supuesto, por mamás de todo el mundo, las verdaderas expertas. Más del 90% de las madres que han utilizado nuestra crema, afirman que calmó el dolor en sus pezones agrietados el mismo día y que, gracias a su uso, no tuvieron que renunciar a la lactancia.

La lanolina HPA® es hipoalergénica y adecuada para pieles sensibles, libre de aditivos y 100% natural, por lo que no es necesario retirarla antes de dar el pecho, siendo completamente segura para tu bebé.

Lansinoh fabrica una lanolina de excelente calidad, pensando en aliviar las dolencias que surgen a raíz de la lactancia, pero sabemos que las mamás la utilizan para muchas otras molestias antes, durante, o después de la lactancia, aplicándola sobre ampollas, rozaduras del pañal, labios agrietados, y cualquier otra herida en la piel, tanto de la madre como del bebé.