Uso del Chupete: Alteraciones en la mordida

Mordida abierta anterior: El uso del chupete tiene beneficios y también tiene efectos adversos y, uno de ellos, es la deformación de la mordida del niño, provocando la llamada Mordida Abierta Anterior, es decir, se pierde la configuración normal de la mordida. Los dientes superiores no se adaptan a los dientes inferiores, desplazándose hacia adelante y provocando, además, una mordida en arco, con desplazamiento de la arcada maxilar superior, hacia adelante.

Esta condición se produce especialmente con los chupetes que tienen pantallas plásticas con tetinas cortas y duras, puesto que el niño al succionar el chupete, la pantalla lo frena, entonces muerden la tetina y esta acción generará la mordida en arco.

Problemas en la fonación: La mordida en arco a su vez, puede generar problemas en la fonación de los fonemas linguales, es decir, los fonemas que usan el contacto de la lengua con el paladar anterior, como son: C – D – L – R – RR – S – T – Z.

Disfunción labial: Otro problema que pueden producir los chupetes con pantalla plástica, es la compresión y presión que ejerce la pantalla plástica contra los labios, puesto que al succionar el chupete, los labios quedan atrapados entre la tetina y la pantalla plástica, lo que altera el desarrollo de los músculos orbiculares de los labios y esto a su vez, será la causa de una mala pronunciación de los fonemas labiales, es decir los fonemas que usan el contacto entre los 2 labios, como son: B – F – M – P. 

Paladar Ojival: Por otro lado, el uso de chupetes con tetinas duras y con ángulo hacia arriba, pueden producir una alteración en el paladar, desplazándose hacia arriba, es decir hacia la nariz, provocando un Paladar Ojival o Paladar Hundido, y esto generará problemas en la Fonación, provocando una Voz Nasal o voz de “Pato Donald”.

Hay chupetes que repiten la configuración natural del pezón materno, es decir, no tiene pantalla plástica, su tetina es blanda, recta y cilíndrica, por lo tanto, disminuye las posibilidades de generar problemas en la mordida, en el paladar y en la fonación. Un porcentaje muy bajo de niños que usan este chupete, igualmente pueden tener una mordida en arco, pero sin desplazamiento de la arcada dentaria hacia adelante y esta condición habitualmente se corrige en forma espontánea, entre 4 a 6 meses de haber dejado el chupete.

Artículo:
Dr. Pedro Marinov Martinić – Médico Pediatra