59% de las madres en Chile afirman no tener tiempo libre durante la pandemia

Desde el inicio de la pandemia Covid-19 el pasado 2020, son muchos los cambios que se han generado, impactando fuertemente en la economía y en la psiquis de muchos.

Estudios recientes ubican a Chile segundo lugar de los países donde se han manifestado más problemas de salud mental durante la pandemia, y uno de los grupos más afectados han sido las madres, quienes, al combinar jornadas de teletrabajo, cuidado de los hijos y labores del hogar han demostrado que son pocos los tiempos de esparcimiento que logran obtener en su dinámica diaria.

La periodista Karina Albornoz realizó una encuesta durante agosto y septiembre 2020, donde fueron consultadas 438 mujeres, cuyo resultado arrojó que un 42% de las consultadas vieron un indican que la pandemia disparó en ellas trastornos de salud mental.

Al evaluar la vida de las encuestadas antes del inicio de la pandemia, se beachyspharmacy.com evidenció un factor dominante, el acceso al tiempo libre, en este sentido, antes de la pandemia un 35% indicó que el tiempo libre, solo para ellas, era de una o dos horas al día; un 24% indicó que sólo algunas veces podía salir con amigas, familia o su pareja; y un 19% indicó que no poseen nada de tiempo.

En periodos de cuarentena esta cifra cambia radicalmente y cuando se les consulta sobre lo que ocurre en medio del periodo de confinamiento, un 59% afirmó no poseer nada de tiempo libre actualmente.

El rol de las redes de apoyo

Gran parte de la falta de tiempo libre y el colapso de labores domésticas y de cuidado se debe a la falta de una red de apoyo, un 35% de las consultadas informó que antes de la pandemia no contaban con una red de apoyo que les ayudara a cuidar a sus hij@s, cifra que actualmente aumentó a un 62%.

Por su parte la psicóloga Paula Martínez Chaigneau quién también participó en este estudio, afirma que las políticas públicas actuales deben responder a la  necesidad de fomentar la corresponsabilidad parental y social, avanzando hacia una sociedad con conciencia social ante la maternidad, cambiando  el imaginario colectivo “de la felicidad de una madre sola” que en plano real muchas veces se encuentra aislada y abandonada en su maternidad.