La influencia de las de madres en sus hijas

Durante este último tiempo se han podido ver cambios importantes en el rol de las madres (y del sistema parental) con respecto a la crianza de sus hijas.

En primer lugar, al ingresar al mundo laboral, éstas dan el mensaje que las niñas también podrían hacerlo.

La psicóloga de Centro Médico Cetep, Rosario Morales comenta que “es importante destacar que cada vez son más las madres que logran compatibilizar el trabajo con la crianza, lo cual es un modelo a seguir para sus hijas”.

Por segundo lugar, durante estos últimos años, las madres (y padres) le entregan una mayor libertad para los juegos, evitando el estereotipo de género y las etiquetas frente a los intereses de sus hijas.

Aquello genera una apertura en la opción de pensar con menos limitaciones, pudiendo escoger intereses y oficios sin sesgos de género, contribuyendo a un mayor empoderamiento de ellas.

Además, durante la pandemia, se ha visto una reestructuración de la dinámica familiar, ya que, los adultos del hogar, en general, distribuyeron, de forma equitativa, las tareas de la casa.

La psicóloga Infanto-Juvenil señala que “esto permitió a las niñas observar que ya no es sólo la madre quien hace las labores del hogar, sino que esto es compartido o incluso, en algunos casos, ha tenido que ser el padre, quien tiene un rol más activo en la casa”.

Lo anterior, favorece a que las niñas tengan una visión igualitaria en los deberes y derechos, exigiéndolo o haciéndole saber si ven algo que les parece injusto en este aspecto. 

Finalmente, se ha visto que, paulatinamente, son más las madres (y padres) que incentivan a sus hijas a conversar sobre lo que les está pasando o sobre lo que piensan de un tema en específico.

En ese aspecto, se rescata, además, el fortalecimiento de la crianza respetuosa, donde los adultos desean que las niñas no queden en silencio y den su opinión con respecto a lo que las rodea, deseando que ellas desarrollen un camino distinto al que han hecho sus antecesoras, con menos prejuicios, etiquetas y límites.

Rosario Morales, psicóloga de Centro Médico Cetep.

Comenta