Parto natural, sin anestesia.

El parto natural implica directamente que la madre no quiere utilizar ningún tipo de analgésico para el nacimiento del bebé. Es una opción bastante viable, pero hay que tener ciertas consideraciones.

El hecho de querer sentir el proceso tal como es muy comprensible y se puede realizar, siempre y cuando las condiciones estén para poder realizarlo. Muchas veces los bebés vienen con algunas complicaciones que se van dando con el proceso de parto, por eso siempre es necesario tener asistencia medica (a menos que nos encontremos en una situación compleja, como en un auto o algún lugar donde el bebé nos pille, que podría pasar).

Una de las complicaciones más comunes puede ser la poca dilatación, lo que podría producir un desgarro en la madre, o bien, porque el pequeño/a es más grande. En cualquiera de los dos casos, se necesitará asistencia medica, y probablemente, cesárea.

Si es que no existe otra complicación al momento del parto, no deberías tener problema de realizar un parto natural, de todas formas, considera el dolor que esto podría conllevar. Muchas mujeres confían en si mismas, lo que ayuda enormemente a la situación.

El miedo a la anestesia epidural es muy grande, recordemos que esta puede causar:

  • Descenso de la presión arterial
  • Alteraciones en el trabajo de parto
  • Dolor de cabeza (que no es tan común)
  • A veces te podrías sentir mareada o con dificultad de respirar

Si deseas tener un parto de manera natural y las condiciones están, entonces vamos ¡Confiamos en ti!