Apoyo de la pareja durante la lactancia

En algún punto de la historia, nos hicieron creer que la lactancia era un vínculo de 2 (mamá y bebé), excluyendo a la pareja y restando importancia a su rol dentro de esta ecuación. La pareja cumple un papel muy importante durante este período y aquí queremos contarte por qué y cómo puede hacerlo.

La OMS recomienda la lactancia exclusiva hasta los 6 meses del bebé, pero cada familia es un mundo y es libre de tomar las decisiones que consideren correctas. Muchas veces se decide interrumpir la lactancia exclusiva, debido a que realmente es un proceso difícil, que requiere mucha dedicación e información, sobre todo. Preparar la lactancia durante el embarazo es uno de los mejores consejos que podríamos darte, y aquí la pareja debe estar incluída. Si ambos tienen toda la información necesaria, se podrá brindar mayor apoyo y acompañamientos cuando hayan momentos difíciles, e incentivar a continuar con la lactancia exclusiva, incluso cuando se crea que recurriendo a la leche de fórmula, la pareja va a estar “más incluída”. 

La mejor manera de formar parte de este vínculo es estar presente durante la lactancia, brindando amor, caricias y palabras de aliento a la madre. Este período exclusivo es muy corto (pero muy necesario) y ya tendrá tiempo de generar un vínculo más profundo con el bebé, mediante otros instrumentos que forman parte de la crianza diaria: el baño, muda de pañal, la hora de dormir.

El apoyo a la madre debe provenir principalmente de su pareja, tanto dentro como fuera de esta relación. Con la llegada de un nuevo integrante, siempre habrán familiares y amigos dispuestos a dar opiniones y criticar, aún cuando no se lo requiere (con las mejores intenciones, esperamos). Así como extender las visitas más de lo necesario: Aquí ingresa la pareja, para ayudar a la madre a estar confiada y tranquila con las decisiones que se toman dentro de la familia.

Tareas del hogar: No hay necesidad de demostrar que se es una “Supermamá”, y tu pareja puede ayudarte, quizás un poco más de lo habitual, con las tareas del hogar. El tiempo que no utilizas en limpiar o cocinar, puedes invertirlo en descansar y recuperar energías para atender a tu bebé de la manera que deseas hacerlo. Recuerda que todas las noches vas a estar en vela alimentándolo, y eso va a crear la necesidad de mayor tiempo de descanso durante el día.

Cuando hay hermanitos en casa, todo este trabajo será duplicado. Aquí es cuando la pareja puede destacar y ocuparse en mayor medida del o los hermanos mayores. Toda la familia estará adaptándose al nuevo integrante, pero para los niñ@s, este cambio, será aún más importante, por eso es necesario que uno de los cuidadores pueda dedicarles más energía, incluyéndolos en todo momento, pero dando espacio a la madre para cumplir con las necesidades del recién nacido. 

A todas las parejas que estén leyendo: La comunicación es la clave del éxito. Siempre compartan sus pensamientos y sensaciones, es la mejor herramienta para llevar adelante este nuevo desafío.