Consejos para un dormitorio más seguro para el bebé

Dormitorio más seguro para el bebé

A la hora de decorar y preparar el dormitorio del bebé es posible que los padres se enfoquen en los colores de las paredes, los adornos de la habitación y los colores y diseño de las cortinas y dejen para después los sistemas de seguridad. Cuando esto sucede es posible que se acuerden de los sistemas de seguridad después que ha ocurrido algún incidente, esperamos que no sea así.

Por eso, si eres de los padres precavidos que no ponen en riesgo la seguridad de su hijo este artículo te encantará porque te ayudará a planificar un dormitorio más seguro para tu hijo.

Elige cunas seguras

La cuna es el lugar donde más tiempo pasará tu bebé, sobre todo los primeros meses. Por eso hacer de la cuna un lugar seguro debe ser tu prioridad. Las cunas deben tener barandas para evitar caídas y estas barandas deben ajustarse en altura a medida que el niño crece para que sus actos de sentarse o pararse no se conviertan en un acto peligroso. Además, siempre hay que eliminar objetos que pudieran ponerlo en peligro como protectores no amarrados a los barrotes.

Coloca la cuna alejada de la ventana

La cuna debe estar alejada de las ventanas de la habitación, ya que su curiosidad puede llevarlo a querer explorar tras la ventana. Además, si la ventana es de vidrio esto supone un peligro para el bebé en caso de romperse accidentalmente, en temblores o cuando un hermano menor está jugando dentro de la habitación. Por otro lado, algunas cortinas traen cordones largos que pueden enrollarse con el bebé y causar asfixias o moretones que se pueden evitar con una distancia prudencial.

Barandas de cama

En caso de que tu bebé ya esté en la edad de comenzar a utilizar una cama, puedes iniciarlo con barandas de cama, este es el mejor regalo que puedes hacerle en su proceso de transición de la cuna a la cama.

Monitores de audio o video

Si el niño ya duerme solo en su habitación un implemento de seguridad que no puede faltarte son los monitores de audio o video. Así sabrás lo que el bebé está haciendo en su habitación o te alertará si se despierta o comienza a llorar.

Ventanas y puertas seguras

Las ventanas y las puertas son peligrosas para el bebé, ya que su exploración e incapacidad para medir el peligro lo puede poner en apuros. A las puertas y ventanas corredizas les puedes colocar seguros especiales que limitan el ancho del espacio que puede abrirse, también puedes utilizar mallas de seguridad para evitar que se acerque a la ventana. Otro accidente muy frecuente en la habitación de los niños es pisarse los dedos con las puertas, esto puedes evitarlo con los protectores de dedos para puertas, estos no dejarán que las puertas se cierren por completo.

Conectores de electricidad

Es imposible evitar conectores de electricidad en la habitación del bebé, lo necesitarás para enchufar la lámpara, su radio, etc. Lo que sí puedes hacer es mantenerlos protegidos con cobertores de enchufe el cual reemplaza la tapa tradicional de los enchufes o utilizar protectores de enchufe para evitar que meta los dedos.

Bloqueador de gabinetes

Si ya tu hijo gatea o camina por toda la habitación, mantén los armarios seguros con los bloqueadores de gabinete. Así evitarás que tire toda la ropa al suelo o que tenga acceso a artículos de aseo que pueden ser peligrosos de manipular para el bebé como el champú, el talco o lo colonia. Además, recuerda no tener nada al alcance del bebé ni fuera de los gabinetes.

Protege los bordes de mesa

Si tienes mesas o armarios dentro de la habitación recuerda proteger los bordes con protectores de esquina, así evitarás rompeduras peligrosas en la cabeza muy típicas cuando el niño está aprendiendo a caminar.

Y si quieres ahorrar creando un dormitorio más seguro te recomendamos echarle un vistazo a los set de seguridad que están compuestos por protectores de esquina, protectores de enchufe, seguros para ventanas, seguros para armarios, seguros para inodoros, topes de puertas, seguros de cajones, seguros de perillas y mucho más.