Banco de leche materna: qué es, beneficios y cómo hacerlo

Banco de leche materna

Cuando los bebés de diferentes edades o condiciones no tienen acceso a la leche materna fresca de su madre, existe la opción del suministro de leche humana conservada en bancos de leche materna bajo condiciones adecuadas para su nutrición. El primer banco de leche materna fue creado en Viena en el año 1900 y solo recientemente en el año 2001 la OMS se pronunció a favor de esta práctica destacando su efectividad en la disminución de la mortalidad infantil.

En 2007 se aprobó en Chile la red Iberoamericana de Bancos de Leche Humana como programa para promover la lactancia materna directa y esto también ha significado mayor conocimiento y sensibilidad para crear bancos de leche materna en casa.

¿Qué es el banco de leche materna?

El banco de leche materna es originalmente una institución sanitaria que se organiza con la intención de recolectar, analizar, almacenar y suministrar leche materna a niños de diferentes condiciones que por algún motivo no puede recibir la leche materna de su madre biológica.

También se le llama banco de leche materna a las reservas que una madre prepara en casa con su propia leche para conservarla y suministrarla a su bebé en un futuro en el que prevé no estar en casa para amamantar a su hijo.

Beneficios de los bancos de leche materna

  • La leche materna no solo es un alimento, también es una medicina natural para los recién nacidos y para los bebés que nacen con bajo peso, prematuros o para bebés que tienen que ser sometidos a cirugías quirúrgicas. La leche materna fortalece el sistema inmune y contribuye a su desarrollo.
  • La red de bancos de leche materna ayuda a equilibrar la deficiencia de leche materna que puede haber en un hogar debido a problemas de droga, malnutrición, madres alcohólicas o fumadoras. También en aquellos casos donde la mujer tiene alguna enfermedad infecciosa o de transmisión sexual. Hasta ahora es una leche totalmente gratuita y está prohibida su venta.
  • Los bebes prematuros tienen un sistema digestivo inmaduro y la leche materna les ayuda a absorber mejor los nutrientes. Con el consumo de esta leche se evita enterocolitis necrotizante que provoca las leches de fórmula en bebés con sistemas digestivos inmaduros.
  • Cuando el banco de leche materna se crea en casa previendo ausencias futuras por asuntos de trabajo o cualquier otro, se logra planificar la nutrición del niño por sus próximos dos años.

¿Cómo hacer un banco de leche materna en casa?

  • La planificación del banco de leche materna en casa para tu hijo puedes planificarlo incluso antes de que nazca comprando todos los utensilios que necesitarás como extractores, contenedores y muebles especiales para el amamantamiento. Si deseas donar leche a una red de bancos de leche humana de tu localidad comienza por alimentarte de manera saludable y sigue un control de salud estricto.
  • Es importante que sepas que la leche materna se clasifica en tres tipos: calostro (cuando es extraída dentro de los primeros 7 días del nacimiento del bebé), leche de transición (leche extraída de 7 a 14 días luego del nacimiento del bebé) y leche madura (a partir de los 14 días del nacimiento del bebé).
  • Cualquier cantidad de leche es importante, unos pocos mililitros ayudan a recuperar rápidamente a un bebé enfermo o prematuro. Si deseas donar leche es recomendable esperar que la leche esté madura y bien establecida, es decir, esperarse al menos un mes luego del parto.
  • Las madres que donan leche deben velar por alimentar adecuadamente a su hijo primero y solo utilizar la leche extra para donar. Por eso, cuando quieras donar leche materna debes hacerte un análisis de salud, ya que debes producir leche extra a la que le das a tu bebé, lo que significa gasto de energía adicional.
  • La leche recién extraída puede conservarse en el refrigerador hasta por 24 horas. Si se estima que la leche se utilizará más allá de ese tiempo, lo mejor es congelarla. La leche congelada puede conservarse en condiciones óptimas hasta por 6 meses.
  • Toda leche que se guarde debe colocarse en su envase con una etiqueta que detalle la fecha de extracción.
  • Para almacenar la leche lo mejor es utilizar pequeñas bolsitas que ya vienen esterilizada o contenedores en los que se pueden conservar de 4 a 8 onzas de leche materna.
  • Para recolectar la leche materna extra el mejor momento es cuando el bebé se está alimentando, ya que su succión estimula la secreción de leche. Para esto es muy útil el extractor eléctrico.