Colecho: para niños más sanos y seguros

Colecho

Hacer o no colecho con tus hijos es una decisión que depende de cada familia y condición de núcleo familiar. Es recomendado cuando los padres no son fumadores, ni beben alcohol. La edad más recomendable para hacer colecho en la misma cama es a partir de los 3 meses, pero puedes hacerlo antes si decides comprar un moisés o cuna colecho que tiene todos los beneficios de esta práctica sin los riesgos que supone el hecho de dormir en la misma cama con un bebé tan pequeño.

Los beneficios del colecho están relacionados con un niño más sano y seguro, trae beneficios físicos y psicológicos que valen la pena que conozcas antes de tomar tu decisión.

Beneficios de dormir con tu bebé

El colecho te ayuda a tener un bebé más tranquilo

El colecho se presta para que los padres estén más cerca del bebé mientras duerme, esto les permite acariciarlos, abrazarlos y besarlos más seguido, lo que significa para el bebé más amor y seguridad. El contacto piel con piel tranquiliza al bebé, le ayuda a ganar más peso y a estabilizar sus ritmos cardíacos. Si tu bebé es prematuro no dudes que el colecho sea la mejor opción para ayudarlo a crecer y alimentarse.

El bebé duerme mejor cuando hace colecho

Los bebés que duermen en la cama con mamá y papá tienen un sueño más regular y de calidad, esto les ayuda a regularizar su sueño para el resto de sus vidas. El proceso de independencia del niño comienza a los dos años, así que no te preocupes antes de esa fecha por malas costumbres del niño. El bebé en sus primeros meses de nacido necesita amor, cercanía y seguridad, es lo que le preparará para ser un niño más independiente y seguro a partir de los dos años.

El bebé come mejor al hacer colecho

Uno de los beneficios del colecho es que la mamá está disponible día y noche para darle de comer al bebé a su ritmo. Esto hace que coja más peso y que coma la cantidad que necesita, ya que hace más tomas nocturnas. El cansancio de la mamá durante los primeros días de nacido es grande, pero el colecho ayuda a que atienda a su bebé sin necesidad de pararse de la cama.

Los bebés que hacen colecho son más alegres y activos

Los bebés que hacen colecho con sus padres comen y duermen mejor, esto hace que durante el día estén más activos y alegres, lo que a su vez ayuda a que su sueño sea más profundo. Mantener este ritmo ayuda a que el mismo bebé vaya regularizando su ritmo de comida y sueño permitiendo a su madre descansar por más tiempo a medida que va creciendo.