¿Cuándo introducir sólidos en la dieta del bebé?

Introducir sólidos

Los alimentos sólidos comienzan a introducirse en la dieta del bebé en el momento que termina la etapa de la lactancia exclusiva recomendada por la OMS, esto es a los 6 meses de nacido. A partir de esta edad comienza la llamada alimentación complementaria que comienza con la introducción de semisólidos para posteriormente introducir los sólidos sin abandonar la leche materna hasta los 2 años.

¿Cómo comenzar la alimentación complementaria?

1. Introduce un alimento a la vez

A partir de los 6 meses se recomienda comenzar a darle papilla al bebé, un alimento semisólido que le ayudará a conocer una textura diferente a la líquida que está acostumbrado con la leche materna.

Comenzar con los cereales sin gluten siempre es la mejor opción. Es recomendable comenzar por un cereal a la vez para descartar alergias. Puedes comenzar dándole arroz, luego avena y posteriormente cereal de trigo. Prefiere los enriquecidos con hierro y zinc, dos minerales que comienzan a ser insuficientes con la leche materna. Los cereales puedes dárselos preparados con leche materna.

A partir de los 7 meses puedes comenzar a introducir frutas y verduras cocidas en forma de puré. Es una edad en la que puedes cocinar las verduras en caldo de pollo y licuar pollo en la sopa para dárselo.

A los 8 meses introduce otros tipos de carnes como la ternera y el cordero y deja de último el pescado cuidando de dárselo muy bien desmenuzado.

A partir de los 10 meses se sugiere comenzar a introducir las legumbres.

Para los lácteos y los huevos espera a que cumpla el año, una edad en la que su estómago comienza a estar preparado para digerir los lácteos.

2. Deja que explore los alimentos sólidos

Es importante que el niño muestre interés por conocer y explorar nuevos alimentos. La dieta con el método Baby Led Weaning sugiere que se le de al niño directamente sólidos que pueda agarrar, explorar y metérselo a la boca, aunque no mastique. Siempre es importante que el niño esté con un adulto para evitar que se atragante. El niño explorará esa nueva textura y seleccionará los alimentos que más le llamen la atención por su color o sabor.

Es conveniente que los alimentos sólidos se los coma con la mano o una cucharita, no se los des en tetero ya que la idea es que aprenda a comer sólidos.

Señales de que tu bebé puede comer alimentos sólidos

Es necesario que el niño esté listo para comenzar su dieta de sólidos, por eso la recomendación es que verifiques los siguientes aspectos en tu hijo:

  • Es necesario que el niño se siente bien con apoyo para que sea fácil tragar los alimentos.
  • Verifica que haya perdido por completo el reflejo de extrusión, un reflejo con el que nace rechazando todo lo que es sólido, si aún lo tiene buscará empujar la comida con la lengua. Este reflejo va desapareciendo por completo alrededor de los 6 meses.
  • Siente curiosidad por los alimentos que tu comes y desea llevárselos él solo a la boca. Es importante que utilice sus manos de pinza y sepa llevarse los alimentos a la boca sin problema.

¿Con qué frecuencia darles sólidos a los niños?

Tan importante es saber cuándo y qué alimentos sólidos introducir como con qué frecuencia diaria introducirlos. De acuerdo a la OMS a partir de los 6 meses comienza una etapa muy crítica para el bebé donde la malnutrición se hace frecuente en los niños. Por eso, es necesario adecuar la alimentación complementaria en cuanto a tiempo, suficiencia y seguridad.

Se recomienda que el niño comience recibiendo sólidos dos a tres veces desde los 6 hasta los 8 meses. Y después de los 9 meses aumentar con una frecuencia de 3 a 4 veces al día más 2 aperitivos nutritivos como frutas.

Además, los alimentos deben estar frescos y recién hechos para asegurarte de que el bebé absorba todos los nutrientes necesarios para su alimentación.