Derribando mitos de la cesárea programada

Mitos de la cesárea programada

La cesárea programada le permite a las madres proyectar y elegir el día del parto de su bebé, sin embargo esta es una práctica altamente cuestionada entre los médicos  del mundo ya que viene en aumento superando la tasa ideal recomendada de 10% y 15% según la OMS.

Aunque los médicos coinciden que una cesárea justificada desde el puto de vista médico ayuda a salvar vidas, tanto de la madre como del neonato, en casos en que es innecesario no se ha demostrado ningún tipo de beneficios, al contrario, los riesgos que se corren son altos.

Por eso, el tema de hoy “derribando mitos de la cesárea programada” te ayudará a clarificar esas dudas que tienes entre un parto vaginal y una cesárea programada.

1. La cesárea programada evita dolores en la mujer

Esto es falso. Hoy en día se busca evitar la anestesia completa, así que la madre estará consciente en todo el momento del parto. Es cierto que la anestesia evita el dolor durante la cirugía y disminuye la ansiedad de la madre, pero al pasar su efecto la madre sentirá el dolor que le supone una cirugía. La recuperación suele ser más lenta que un parto y el cuidado mayor para evitar que se desprenda un punto.

2. Llegar a una cesárea es un fracaso

Esto es falso. La cesárea no debe verse como un éxito o un fracaso en sí misma, sino como lo que es. La cesárea es un proceso quirúrgico necesario para salvar vidas que están en riesgo. Es decir, el éxito está en conservar la salud tanto de la madre como del niño.

3. Si se realiza una cesárea, los demás partos deberán ser por cesárea

Falso, la práctica de la cesárea es un hecho que se debe a las condiciones del parto y cada parto tiene su propio historial. De hecho, se considera que el 60% de las mujeres que han tenido una cesárea previa pueden hacerlo luego por parto normal.

4. Por cesárea la madre no podrá amamantar al bebé

Este es un mito falso. El proceso de la bajada de la leche se inicia una vez que la madre a dado a luz, ya sea por cesárea o por parto normal. La diferencia está en que a madre por cesárea está más adolorida y en condiciones más delicadas luego del proceso quirúrgico, y esta es la razón por la que podría dificultársele dar de inmediato el pecho. Pero hay que tener en cuenta que la recuperación de la cesárea es más rápida si la madre se activa dando de mamar.

5. Hoy en día casi todos los partos son por cesárea

La cesárea no es un asunto de moda, sino de necesidad. Pero, hay dos realidades que hay que tomar en cuenta. En primer lugar, la tasa ideal de cesárea debe oscilar entre 10% y 15%, así que si la tasa de cesárea está aumentando debe dispararse una alerta roja. Y, en segundo lugar, la cesárea programada ha sido tomada a la ligera tanto en países desarrollados como en países en desarrollo, principalmente en clínicas según un informe de la OMS, por lo que los gobiernos y la comunidad en general está llamada a concientizar acerca de los riesgos de una cesárea innecesaria.

6. Con una cesárea programada no hay riesgos ni consecuencias

No se puede asegurar el éxito de una cesárea, como tampoco el de un parto. Sin embargo, los riesgos que corre la madre con una cesárea son mayores que durante el parto, ya que se trata de una intervención quirúrgica. Problemas como hemorragias y alergia a la anestesia son de los casos más frecuentes.