Baños de espuma para niños

Baño de espuma para niños

Los baños de espuma son uno de los juegos favoritos de todos los niños a la hora de bañarse. Pero no es una buena idea hacer espumas de baños para niños con los productos de adultos, ya que las necesidades y requerimientos de la piel del bebé son distintas y más delicadas.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones a la hora de crear un baño divertido con espuma para tu hijo. Y no dejes de leer hasta el final para que te enteres el porqué de no usar espumas de adultos en niños.

Recomendaciones para baños de espuma para niños

  • Durante los primeros 6 meses de edad tu bebé no necesita, incluso, no disfruta las espumas de baño. Así que a esta edad simplemente báñalo con un champú suave para niño, especial para piel sensible.
  • A partir de los 6 meses tu hijo ya puede sentarse y disfrutar su bañera con ratos de juego. Para esta edad existen baños de espuma hipoalergénicos y con pH equilibrado. Es importante que no contenga jabón, alcohol, sulfatos, ftalatos ni colorantes para evitar infecciones urinarias y daños en la piel. Son fórmulas recomendadas en niños menores de 3 años.
  • También es importante que la fórmula que elijas no irrite sus ojos y a la vez limpie sin resecar su piel delicada.
  • Dependiendo de la composición del baño de burbujas se puede utilizar diariamente, por ejemplo, el baño de burbujas Burt’s Bees está enriquecido con vitamina B y aceites esenciales y es recomendado para usarse a diario.
  • Para los niños más grandecitos puedes aprovechar comprar envases de espuma de baño que les encantará, al estilo de la esfera de Frozen o la máscara de Spiderman. Resultan productos ideales para regalar.

¿Por qué no usar espuma de adultos en niños?

Las espumas para adultos traen dentro de su composición ingredientes que pueden afectar la salud del bebé, uno de ellos es tan simple como el jabón.

Cuando los niños pasan mucho tiempo sentados en la bañera con espuma de adultos, el jabón puede ocasionar irritación en la apertura de la uretra. Por eso, hay que cuidar de enjuagarlo muy bien para que no queden residuos de jabón en sus partes íntimas. Si se baña muy seguido con jabón, esto puede comenzar a ocasionar ardor al orinar y el niño puede dejar de ir al baño con la frecuencia acostumbrada para evitar ese ardor. Este acto inconsciente del niño es lo que puede ocasionar infecciones urinarias.

Así que lo mejo que puedes hacer por su salud es evitar este tipo de espumas y comprar el baño de espuma especial para niños.