¿Por qué la cata de tete es tan beneficiosa?

Cuando el bebé tiene la posibilidad de elegir el chupete que desea se le otorga autonomía para aumentar su placer, sus momentos de relajación y esto mejora la calidad de su sueño. Además, es una forma de comunicación entre madre e hijo, ya que se busca encontrar un chupete que ofrezca el equilibrio entre el placer que el bebé busca y la salud bucal que tanto cuida mamá. Productos como el tete del tete de Babytuto reconocen la importancia de la cata del tete para la satisfacción del bebé y la tranquilidad y economía de los padres.

Veamos por qué es tan importante la cata de tete.

Importancia de que el bebé haga cata de tetes

Los niños tienen habilidades de succión diferentes

No existe un único chupete adecuado para el bebé, ya que eso depende en gran medida de algunas habilidades del bebé como la succión. Algunos bebés tienen mucha fuerza en la succión y un tete de material blando como los más suaves de silicón pueden producir un desgaste rápido y romperse, lo que sería muy peligroso para el bebé. Sin embargo, estos tipos de chupetes resultan ser los más adecuados para los bebés que tienen una fuerza baja en la succión.

De esta forma, se podría decir que el chupete actúa como un regulador de succión en el niño y por eso debe ser él mismo, con ayuda de mamá, el que elija el tipo de chupete más beneficioso de acuerdo a su grado de succión.

Los niños pueden lastimarse con una mala elección del chupete

Los niños que tienen un alto movimiento mientras están dormidos pueden fácilmente maltratarse la cara y la encía con la parte dura de los chupetes. En algunos casos estos materiales llegan incluso a irritar la piel. Para estos niños los chupetes que son completamente de goma son más beneficiosos que los chupetes tradicionales. Pero es posible que cuando están despierto su nivel de succión sea alto y por esa razón necesitar un chupete diferente. Productos como el tete del tete de Baby Tuto le permite al bebé contar con un chupete adecuado para dormir y otro para cuando está despierto.

Los gustos en tamaño de tetina del bebé no siempre están relacionados con el tamaño estándar

En el mercado puedes encontrar chupetes de diferentes tamaños, talla 1, 2 y 3. Los chupetes de talla 1 son los más pequeños y los de talla 3 son los más grandes. Aunque la misma fábrica hace las recomendaciones por edad, los niños no siempre se sienten a gusto con esa recomendación. En algunos casos porque tienen la boca más pequeña o más grande que los niños estándar. Dejar que el mismo niño decida según su preferencia es brindarle autonomía y poder de decisión lo que contribuye a su tranquilidad.

Se logra encontrar la combinación más adecuada para el bebé

Los niños tienen su preferencia en la forma y material del chupete, pero no siempre lo que prefieren es lo que le conviene. Por ejemplo, un niño con un grado alto de succión es recomendable que utilice un chupete fisiológico, ya que estos son de tetina plana y simétrica, una forma ideal para ocasionar la presión mínima posible sobre el paladar y evitar malformaciones de la mordida. Si los padres conocen el tipo de material que ellos prefieren, silicón, látex o caucho, se le puede persuadir ofreciendo el chupete con la forma que le conviene y la textura que el bebé desea.

El chupete es una herramienta relajante para el bebé

A medida que avanza la tecnología, las fábricas de tetinas entienden mejor las necesidades del bebé cuando usa un chupete. Según Bettina Herbeau, experta en lactancia materna, afirma que una de las razones por las que el bebé utiliza el chupete es porque se asemeja al pecho de mamá usándolo como una herramienta tranquilizadora. Por eso, mientras más parecido es el chupete al pecho, en cuanto a su forma y textura, mayor es el placer que le genera produciéndole relajación y calma para dormir. El bebé es la única persona capaz de decidir cuál es el chupete que mejor se parece al pecho de su madre y le transmite esa relajación que busca.

La caja de chupetes es realmente una excelente opción para obtener todos los beneficios de la cata del tete.