La dieta del amor: una experiencia nueva para toda la familia

La dieta del amor

La dieta del amor es una forma de prevenir una de las alergias alimentarias más comunes que existe en infantes, la alergia a la leche de la vaca. En este artículo profundizaremos más acerca del concepto de la dieta y la forma más recomendable de llevarla a cabo.

¿Qué es la dieta del amor?

La dieta del amor es una dieta de eliminación de lácteos que debe hacer toda mujer mientras amamanta y se descubre que el lactante es alérgico a la proteína de la leche de vaca (APLV). Se le llama la dieta del amor, porque una madre debe seguir dando de mamar con el sacrificio que supondrá eliminar de su dieta todos los lácteos. De acuerdo a la guía clínica de alergia a la proteína de leche de vaca del Ministerio de Salud de Chile, alrededor de 2 a 3 % de los menores de 3 años de edad sufren de este tipo de alergia, una cifra que disminuye a medida que aumenta la edad.

¿Por qué una madre debería hacer la dieta del amor?

El impacto económico, médico y social que tiene una familia cuando se descubre a un niño APLV es grande. El consumo de la proteína de la leche puede causar riesgos importantes en la salud del bebé, amenazando incluso su vida. Si se decide utilizar leche de fórmula hay que tener en cuenta que, además de restringir al bebé de todos los beneficios de la leche materna para fortalecer su sistema inmunológico, se aproxima una carga económica importante por el alto costo de las leches alternativas.

¿Cómo hacer la dieta del amor?

Atención a los síntomas

Los síntomas en los lactantes recién nacidos comienzan a los días de la lactancia una vez que se ha hecho consumo de la leche de vaca, esta puede ser inmediata o tardía. El consumo de la leche de vaca por parte de la mamá afecta en un 50 a 60% el aparato digestivo del bebé, 50 a 60% la piel del bebé, de un 20 a 30% el tracto respiratorio y la frecuencia de anafilaxia se estima en un 0,8 a un 9% de los casos de APLV.

Un buen diagnóstico antes de comenzar la dieta del amor

No es necesario comenzarla cuando estás embarazada ya que no hay suficientes datos clínicos que certifiquen que llevar la dieta del amor antes de que nazca el niño pudiera prevenir la APLV.

Una vez que nazca el bebé hay que prestar atención a lo que se come y las reacciones del bebé. Para hacer la dieta del amor se requiere hacer un buen diagnóstico, un examen físico acucioso, detalles de la alimentación, antecedentes y la opinión del médico especialista. No es aconsejable comenzar una dieta del amor si previamente no ha sido diagnosticada la APLV, ya que se corre el riesgo de una mal nutrición del bebé sin necesidad.

Excluye TODOS los alimentos que contengan proteína de la leche de la vaca

Una vez diagnosticada la APLV elimina todos los alimentos directos que sabes que contiene leche de vaca y aquellos que son derivados de estos. Debes eliminar de tu dieta la leche, el queso, el yogurt, la mantequilla, la crema, también las tortas, merengadas, cremas a base de esta leche, etc. Los alimentos que compres debes verificar que no contienen ingredientes derivados de la leche, incluso, verifica que no tengan contaminación cruzada por trazas de leche.

Previene cada salida

Durante los años que dure el período de la lactancia, la mejor forma de prevenir las alergias en el niño es cocinando tus propios alimentos. Llévalos contigo cuando salgas. Y recuerda que las recetas no tienen por qué ser aburridas, puedes sustituir la leche de vaca por leche vegetal y preparar ricos platos a partir de ésta.

Habla con tu familia y pídeles que te acompañen en esta aventura

La dieta del amor muchas veces debe extenderse a toda la familia para evitar tentaciones y posible contaminación de los alimentos por manejo de utensilios. Habla con tu pareja e hijos y juntos ideen platos distintos cada día.

No es necesario vivir la dieta del amor con trauma, hazlo más bien como una experiencia maravillosa del sacrificio de lo que es ser madre. Además, el pronóstico de los pacientes a mediano y largo plazo es favorable dado que en la mayoría de los casos esta enfermedad desaparece a partir de los dos o tres años.