Alimentación complementaria con papillas

Alimentación con papilla

La alimentación con papillas comienza al iniciarse la alimentación complementaria, cuando el bebé cumple los 6 meses de edad. Los pediatras y nutricionistas consideran que iniciar a los bebés en semisólidos, como es el caso de la papilla, es asegurar el éxito de la transición de los líquidos a los sólidos. Pero, tienes que tener en cuenta que a la hora de comprar los cereales para los bebés estos deben tener unas características nutricionales adecuadas para su alimentación. Veamos cuáles son estas características de la alimentación con papillas.

Características de las papillas de los bebés

Papilla sin sal adicional

A los 6 meses los niños aún deben estar tomando leche materna y ésta tiene todas las sales y minerales que el bebé necesita, por lo tanto, no es necesario sales adicionales. Los cereales para bebés no necesitan que se le agregue sal adicional.

Papilla sin azúcares adicionales

Tampoco es necesario agregar más dulce a la papilla, además que no es conveniente porque el bebé necesita apreciar los sabores de los alimentos tal cual y como son. El azúcar modifica los sabores y un exceso de azúcar o sal en sus alimentos puede provocar el rechazo de la leche materna la sentirla insípida. Tampoco ofrezca miel ya que es un exceso de dulce ante de un año.

Prefiere leche materna con la papilla

Puedes preparar la papilla con la misma leche materna, esta leche tiene la cantidad de sales y azúcares que el bebé necesita.

Comienza por un cereal a la vez

Comienza a darle una papilla de un solo cereal, de esta forma se descartan las alergias alimentarias. La mayoría de los cereales para bebés están enriquecidos cono hierro y zinc y es común comenzar por arroz, luego avena y finalmente trigo. Evita aquellos cereales a los que son alérgicos papá o mamá, ya que el niño puede ser alérgico también. Cualquier hinchazón, erupción, diarrea o vómito puede ser un síntoma de alergia. Luego puedes introducir verduras, frutas y carnes en forma de puré.

Prefiere las cocciones naturales como al vapor o al horno, de esta forma se conservan más las vitaminas y minerales de los alimentos. Después que el bebé coma cada alimento por separado y se cerciore que no sufre de alergias, ofrezca papillas con alimentos combinados.

La papilla se da con cuchara

La papilla no solo es un alimento nuevo para el bebé, es su entrenamiento para comenzar a comer sólidos. Por eso, la papilla debe darse con cuchara y no en el biberón. Al principio puedes sentir que el bebé rechaza la papilla, es natural, ya que se trata de algo nuevo par él. Además, es posible que el bebé aún tenga el reflejo de extrusión, un reflejo con el que nace el bebé que le permite protegerse de ahogarse frente a alimentos sólidos sacando la lengua y empujando cualquier sólido que trate de entrar.

La comida con papilla es un momento de aprendizaje

La alimentación con papillas es algo nuevo que requiere de aprendizaje, amor y paciencia. Interactúa con el bebé cuando le des papilla, háblale y dile de qué se trata este nuevo alimento. Al principio 3 cucharaditas por la mañana y 3 por las tardes es suficiente.

Consistencia espesa y sin conservante

La consistencia de la papilla debe ser espesa para evitar que se ahogue y sin nada sólido, todo en forma de puré. Prefiere las papillas naturales y sin conservantes, aunque se dañarán más rápido le proporcionará los nutrientes que necesita sin químicos ni aditivos innecesarios para su organismo. Si el bebé deja papilla no es una buena idea guardarlo si antes lo ha probado o se la ha introducido la cucharita con la que se le dio de comer, puede dañarse más rápido y crear bacterias. Cuando prepares la papilla separa la porción que el niño va a comer y guarda el resto en el refrigerador, máximo por 48 horas.

Comenta