Consejos para el baño antes de la caída del cordón umbilical

cómo es el baño antes de la caida del cordón umbilical

La manera de bañar al bebé antes de la caída del cordón umbilical es diferente a la forma en que se hará a partir de que ya no lo tenga. El principal motivo es que el cordón umbilical no debe humedecerse para evitar infecciones alrededor de éste. Para que esto no ocurra te dejamos algunos consejos para bañarlo durante sus primeros 8 días, tiempo aproximado que durará el cordón umbilical en caerse.

Baña en seco a tu bebé

Una de las recomendaciones es bañar al bebé en seco para evitar mojarle el cordón umbilical lo que puede suceder si le haces un baño de inmersión. Para hacer este baño en se seco puedes guiarte de la siguiente manera:

  • Lava la carita del bebé con un algodón húmedo con agua tibia. Para los ojos utiliza dos algodones distintos y de esta forma evitas infecciones.
  • El cuello es la parte del cuerpo del bebé que más suda, para limpiarlo humedece un algodón con agua tibia jabonosa con jabón especial de bebé y pásalo alrededor de todo el cuello. Luego, pásale otro algodón con solo agua para quitarle el resto de jabón que pudiera tener.
  • Limpia el abdomen con algodón y agua jabonosa cuidando de no mojar el cordón umbilical. Pasa este algodón debajo de los brazos y espalda. Pasa otro algodón con solo agua para quitar restos de jabón. Sécalo inmediatamente para que no le dé frio y cámbiale la franelilla.
  • Es el momento de dedicarse a las manos y uñas del bebé. Corta las uñas del bebé, generalmente son largas cuando nace y él mismo podría hacerse daño. Pasa un algodón con agua tibia alrededor de los dedos, enjuaga con agua y sécalo.
  • Tapa el cordón umbilical y prepara la bañera con agua tibia para lavarle la zona del pañal, las piernas y los pies. Con poca agua es suficiente. Sécalo y verifica que el cordón umbilical esté completamente seco.
  • Cura el cordón umbilical cada vez que lo bañes. Es muy importante que la herida permanezca limpia y seca para que se caiga lo antes posible. Este es un proceso que puede que lo repitas hasta cuatro veces al día.
  • Finalmente, lava la cabeza del bebé lo más rápido que puedas. A los bebés no les gusta mucho que se le lave la cabeza y tienden a llorar mucho. Si a tu bebé le gusta puedes hacerlo diariamente a la hora de su baño, pero si no le gusta y rompe en llanto hazlo cada dos días. El llanto del bebé puede dilatar la herida del ombligo y por eso es mejor evitarlo.

Si la herida llega a humedecerse solo tendrás que verificar que se seque muy bien antes de vestirlo y cambiarle la gasa que tiene humedecida por una nueva que esté seca.