¿Cuál es la importancia de armar un plan de parto y nacimiento?

La futura mamá es la gran protagonista del parto y es por ello que su opinión y decisión es clave en varios aspectos del desarrollo del mismo. Con ese fin se crea el Plan de parto y nacimiento, un documento en donde la embarazada expone por escrito y por anticipado a todo el personal médico que estará con ella el gran día, sus preferencias sobre diversos aspectos y situaciones que tienen lugar en el día más esperado, así como el modo de proceder con el recién nacido apenas su madre de a luz.

No todos los centros médicos poseen el mismo protocolo para atender a las mujeres que están a poco tiempo del parto, incluso dentro del mismo centro cada equipo profesional puede atender de una forma. Es por ello que elaborar un Plan de parto y nacimiento da a las mujeres la oportunidad de expresar el protocolo con el cual desea ser atendida, y siempre y cuando el parto se desarrolle con normalidad y sin riesgos ni para ella ni para su bebé, se tendrán que respetar lo máximo posible sus indicaciones.

Se aconseja llevarlo a la maternidad o enviarlo certificado antes de empezar con los primeros síntomas de parto, aunque si la embarazada llega con contracciones y lo muestra en ese momento, debe ser respetado de igual modo. Así, cuando la mujer vaya a dar a luz, tanto en un hospital público como en una clínica, podrá presentar este documento, que le proporcionará sin duda una tranquilidad extra.

¿Qué aspectos se incluyen en un Plan de parto y nacimiento?

En cuanto al dolor

¿Qué anhelo para el parto? ¿Deseo dar a luz con medicamentos o no? Esas son preguntas fundamentales que debe responder la embarazada, ya que entre ambas opciones hay toda una enorme gama de medicamentos contra el dolor, químicos o no. Si la embarazada tiene en mente algo poco común, por ejemplo, incorporar terapias alternativas, debe informarse sobre si el hospital escogido lo ofrece y en qué circunstancias puede utilizarlo.

Respecto a la compañía

El parto es un momento clave para las futuras madres y su bebé y ambos necesitan un apoyo eficaz. Quizás la embarazada opte porque esté presente el padre del pequeño, así como también hay casos en que algunas mujeres optan por una hermana, su propia madre o algún otro cercano que le haga sentir total seguridad. Por otro lado, la embarazada debe preguntarse ¿quién no desea que esté en el pabellón? Quizás existe algún familiar que se pone nervioso con todo y en vez de aportar, va restar calma a la situación, por ende también se debe indicar quienes es preferible que no estén.

El parto en sí

En algunos sitios aún se realizan practicas que no son totalmente necesarias. Para evitarlas es de gran ayuda el Plan de parto y nacimiento. Por ejemplo, en este se puede solicitar que no se le rasure el vello púbico a la madre, que no se les ponga un enema, que no se les coloquen una vía en el brazo si no es necesaria o con cuál postura desea dilatar. Respecto a la administración de medicamentos para acelerar las contracciones, es ideal dejar por escrito que se desea que sean administrados solo en caso 100% necesario.

Después de dar a luz

¿La mamá quiere que la separen del bebé apenas nace o que inmediatamente lo pongan junto a ella? Es sumamente necesario que esto sea explicitado en nuestro Plan de parto y nacimiento porque, por muy obvio que nos parezca, existen sitios en donde aún separan a la madre y al pequeño sin que exista ningún problema de salud que lo justifique.

Las dos primeras horas de vida del bebé son muy importantes para crear un vinculo e iniciar la lactancia con éxito, además de dar a tu bebé la oportunidad de disfrutar de todos los beneficios del calostro, la primera leche que produces, así que podemos pedir que, si no existen causas de fuerza mayor, dejen a nuestro pequeño con nosotras.

¿A partir de qué mes se debe armar el documento?

Desde, aproximadamente, el séptimo mes de embarazo, se aconseja ir construyendo y añadiendo lo que vayamos creyendo importante. Si tu doctor no te lo ha mencionado, puedes comentarlo tu. Quizás a medida que pasa el tiempo existirán aspectos que pueden modificarse, por eso es necesario estar conscientes de que durante el proceso del parto y el puerperio, pueden suceder distintas circunstancias que impidan seguir alguna de las opciones elegidas del plan del parto, dando prioridad a las necesidades médicas de seguridad para el bebé y la madre, tras informar adecuadamente y pedir el consentimiento, ya que si bien el Plan de parto y nacimiento es una guía de las preferencias a seguir, no es un texto fijo que marque las directrices de lo que debe realizarse durante el parto, ya que muchas veces en el momento van a surgir modificaciones e imprevistos.

Esta iniciativa es todo un hito en la humanización del parto. El Plan de parto y nacimiento consigue que tanto la pareja como la embarazada sean conocedores y participes activos en el proceso de parto y de los cuidados posteriores del bebé. Los profesionales de la salud apuestan por continuar en su desarrollo y ayudar a que en un futuro todas las gestantes puedan tener la opción de realizar su propio plan de parto.