Hitos del tercer trimestre de embarazo

Hitos del tercer trimestre de embarazo

Existen desarrollos claves del bebé durante el tercer trimestre de embarazo y también síntomas que son normales a todas las mujeres durante este mismo período. Conocerlos y reconocerlos son importantes para ayudar a pasar este proceso con mayor normalidad y contribuir a su mejor desarrollo.

Síntomas de la madre durante el tercer trimestre

Durante el tercer trimestre la madre comienza a sentirse más pesada y es común el dolor de espalda y el mal dormir. La barriga es grande como un melón y esto incomoda casi que todas las posiciones a las que estás acostumbrada para descansar.

La pesadez de las piernas es cada vez mayor, es frecuente la hinchazón de los pies. Disminuir la sal y comer sano es lo más recomendable en esta etapa.

La digestión es más lenta y pesada debido a que el útero comienza a comprimir los órganos de la digestión, por eso es frecuente los gases y el malestar estomacal. Distribuir las raciones de comida a 5 o 6 por día puede aliviar esta sensación.

Desarrollo de tu bebé durante el tercer trimestre de embarazo

A partir de la semana 28 se dice que ya se tiene un feto viable en el útero, es decir que sus probabilidades de sobrevivir al nacer en cualquier momento a partir de ahora son mayores. Se calculo que un bebé que nazca a las 28 semanas tiene 30% de posibilidades de sobrevivir y a las 36 semanas esas posibilidades aumentan a un 90%. Este cambio de probabilidades se debe a que los pulmones están suficientemente formados a las 36 semanas para permitirle respirar correctamente fuera del útero.

Durante este período el feto comienza a cubrirse con una sustancia de color crema como una cera que es conocida como vérnox caseosa, su función es la de proteger la piel de líquido amniótico que le rodea. El feto se comienza a deshacer de esta cera días antes de su nacimiento.

Es en esta etapa en al que el resto del cuerpo del feto comienza a tener proporción con el tamaño de la cabeza y las piernas comienzan a alargarse más que los brazos. Es por esto que las patadas serán más frecuentes y los estiramientos en el vientre deformarán tu barriga de vez en cuando.

A partir de la semana 30 comienza a tener los detalles externos como las pestañas, las cejas y el cabello. Más tarde le saldrán las uñas.

Ya en la semana 31 el bebé tiene todo lo que se necesita para nacer, a partir de este momento solo comenzará a ganar peso hasta que sienta que el espacio le está quedando pequeño.

En la semana 33 tu bebé está en la capacidad de ver la luz, ya abre los ojos y sus pupilas se dilatan en presencia de la luz externa.

A las 37 semanas el bebé comienza a acomodarse para salir del vientre de mamá, lo que comúnmente se dice “el bebé se ha dado la vuelta”, es decir, se ha puesto con la cabeza abajo en dirección del cuello del útero.

A la semana 38 ya es más regordete y de ahora en adelante solo ganará peso. Las contracciones se acercan y el bebé te avisará que ya quiere salir.

La semana 40 es la semana probable del parto, pero esta fecha puede adelantarse o retrasarse sin que eso sea un problema. Verás que los movimientos del bebé son cada vez menores, ya que cada vez tiene menos espacio para moverse.