Episiotomía ¡todo lo que tienes que saber antes del parto!

Episiotomía

La episiotomía es una práctica médica que se realiza durante el parto vaginal, en algunos países es recomendada en casos puntuales y en otros se ha convertido en una práctica habitual. Esto ha despertado las alarmas entre médicos, científicos y organizaciones encargadas de proteger la salud de la madre y del feto durante el nacimiento como es el caso de la Organización Mundial de la Salud (OMS), contribuyendo todos a debates sobre la conveniencia o no de la episiotomía.

En este artículo hacemos referencia acerca del tema de la episiotomía y los momentos en que está indicado.

¿Qué es la episiotomía?

Se le llama episiotomía a la incisión quirúrgica que se realiza a la mujer en la zona del perineo con la finalidad de ampliar el canal del parto y apresurar la salida del feto. Se usa como una medida preventiva ante el desgarro que puede existir en el momento del parto vaginal.

En algunos países del mundo se considera una práctica habitual sin un estudio previo de la necesidad real de esta intervención. Lo que ha hecho que se busque establecer cuáles son los casos más indicados para la práctica de la episiotomía.

¿Cuándo está indicado la episiotomía?

La episiotomía está indicada en mujeres que pudieran ser propensas a un desgarro lo que puede ser por diferentes causas. Uno de estos casos es cuando se tiene estrechez pélvica, por escasa elasticidad vaginovulvoperineal o cuando el perineo es alto y excesivamente musculoso.

También es recomendado cuando el volumen del feto es excesivo. En otros casos se recomienda para evitar traumas durante el período expulsivo del feto, indicación que podría darse en partos pretérmino, en un parto de gemelos o para evitar sufrimiento fetal.

En algunos casos la episiotomía no se prevé y es necesario hacerlo de emergencia para evitar lo que se conoce como distocia del hombro que no es más que cuando el hombro de tu bebé se queda atorado detrás del hueso pélvico.

Otro caso en el que está indicado es cuando se prevé un parto vaginal instrumentado, es decir, en el que se utilizarán instrumentos como fórceps o ventosas.

¿Por qué no se recomienda una práctica de episiotomía habitual?

Algunos estudios recomiendan practicar una episiotomía selectiva y no hacerlo como una práctica habitual en el parto vaginal. Esta recomendación se hace en virtud de que toda episiotomía es una intervención quirúrgica que requiere de suturas que provocará dolor intenso en la madre, e incluso podría traer problemas a largo plazo como dolor en las relaciones sexuales, infección, sangrado y hasta problemas de incontinencia urinaria. Por lo que solo es indicado cuando el riesgo de desgarre es de moderado a severo.

¿Cómo se lleva a cabo la episiotomía?

Cuando se realiza una episiotomía se utiliza una anestesia local con una inyección para adormecer la zona. Así que realmente no resulta dolorosa en el momento, pero como toda intervención quirúrgica una vez que se vaya el efecto de la anestesia la madre sentirá dolor y algo de incomodidad. Esta incisión se puede hacer de dos formas, la primera, como una incisión de línea media y, la segunda, como una incisión mediolateral.

La incisión de línea media se hace de forma vertical, suele ser más sencilla, pero también se corre el riesgo de extenderse hasta el área anal. La incisión mediolateral se hace en un ángulo de 45° respecto a la línea del medio, con esta puede evitarse el desgarre hasta la zona anal, pero resulta un poco más dolorosa y más difícil la recuperación.

Las suturas que se utilizan durante la episiotomía suelen absorberse directamente, el dolor se hace presente constantemente por el hecho de buscar sentarse. También suele ser doloroso al momento de defecar, por lo que se recomienda tomar un ablandador de heces y comer alimentos que ayuden a deposiciones suaves.

Es importante tener un aseo constante y una limpieza exhaustiva y detallada, ya que la zona de la sutura (entre la vagina y el ano), se presta para infecciones en cualquier momento.

Sabiendo todos los riesgos de la episiotomía y las posibles consecuencias, es importante que hables con tu médico y consultes si realmente lo necesitas para tu caso.