¿Qué es el ruido blanco y cómo ayuda a conciliar el sueño?

ruido blanco

Estás mucho más familiarizado con el ruido blanco de lo que crees, cuando prendes el televisor con un volumen moderado o te pones unos audifonos y te duermes más fácilmente estás haciendo uso del ruido blanco. Cuando te duermes con un ventilador prendido estás haciendo uso del ruido blanco. También haces uso del ruido blanco cuando el aire o la calefacción de tu habitación hace un ruido que te permite conciliar mejor el sueño.

En todos estos casos, es posible que si suprimes el objeto que produce el ruido blanco, el televisor, el ventilador, el aire acondicionado o la calefacción no logres conciliar el sueño como normalmente lo haces.

¿Será que te has acostumbrado a este ruido para dormirte?

Al parecer existe una explicación científica y se trata del ruido blanco.

Sigue la lectura de este artículo y descubre de qué se trata el ruido blanco.

¿Qué es el ruido blanco?

El ruido blanco es una señal aleatoria que posee la misma densidad espectral de potencia a lo largo de toda la banda de frecuencias, es decir posee todas las frecuencias de sonido. Esta similitud con la luz blanca (luz que contiene todas las frecuencias del espectro visible) es lo que ha hecho derivar su nombre.

Durante mucho tiempo una de las aplicaciones del ruido blanco ha sido la de privar a las personas de poder escuchar alguna conversación privada, también se ha usado como fuente de entropía para generar números aleatorios. En otros casos, ha servido para desorientar a las personas antes de un interrogatorio. Pero, cuando el ruido blanco es de baja intensidad favorece la relajación y el sueño.

El ruido blanco para conciliar el sueño

Cuando se consigue una intensidad moderada del sonido, como la que emite un televisor prendido con mediano volumen o un aire prendido, se consigue también que los estímulos auditivos de fondo más intensos se bloqueen, siendo menos capaces de activar la corteza cerebral mientras se duerme y de esta forma se evita interrumpir el sueño.

Este bloqueo de ruidos externos de diferentes densidades es lo que hace que una persona con el televisor prendido pueda conciliar mejor el sueño que cuando lo tiene apagado. Resulta una técnica para dormir muy útil cuando, por ejemplo, se duerme con una persona que ronca, cuando hay una construcción muy cercana al lugar donde queremos dormir o cuando nuestra habitación está muy cerca de una avenida o autopista.

Este descubrimiento ha hecho que el mercado se active ofreciendo por ejemplo discos compactos o aparatos electrónicos que recogen el principio del ruido blanco para bloquear ruidos de diferentes decibeles molestos. Y, además, tienen la ventaja adicional de emitir frecuencias de ondas relajantes que pueden utilizarse tanto para mamá como para el bebé.

Con Baby Shusher, podrás ayudar a tu bebé a calmarse y dormir más tranquilo.