¿Cómo afecta a los dientes el uso del chupete?

Cómo afecta a los dientes el uso del chupete

Se ha comprobado que el chupete trae beneficios para el niño como, por ejemplo, reduce las incidencias de muerte súbita y actúa como un analgésico ante el dolor. También disminuye la ansiedad de los niños y eso es tan importante para la seguridad del bebé como para la tranquilidad de la madre. Sin embargo, el abuso del chupete también está relacionado con problemas en la salud de los niños como un mal manejo de las emociones por inseguridad o problemas de dentición. En este artículo nos concentraremos en los problemas de dentición que pueden ocurrir cuando se abusa del uso del chupete.

¿Cuál es la edad recomendada del abandono del chupete para evitar problemas de dentición?

De acuerdo a la Sociedad Española de Odontopediatría el chupete no produce malformaciones dentales si el niño lo abandona antes de los 3 años. Los efectos que produce el chupete en los dientes son pasajeros en la medida que no se utilice más allá de los 3 años, es decir, cualquier efecto que haya producido es reversible.

Hay que tener en cuenta que existen dos factores que determinarán la existencia de problemas de dentición, estos son la fuerza de succión y el tiempo diario que el bebé dedica al chupete.

En este sentido, hay que cuidar no ofrecer el chupete más allá de lo necesario. Por ejemplo, es normal que los niños deseen chupar constantemente cuando nacen, ya que se trata de un reflejo de supervivencia que aprende cuando está en el vientre de su madre. Este reflejo es el que hará posible que pueda comer al nacer, de no tenerlo moriría pronto por no poder ingerir alimentos. Muchos padres se dan cuenta que cuando el niño ha terminado de alimentarse sigue succionando, ya sea el dedo o el chupete, pudiéndose confundir este acto con hambre. Para tranquilizarlo muchas veces se le ofrece un chupete sin que realmente exista la necesidad.

Cuando existe la succión no nutritiva los dientes inferiores tienden a desviarse hacia adentro, mientras que los dientes del maxilar superior buscan separarse y sobresalir más de lo normal, los caninos chocan con los otros dientes y se da una mordida cruzada que puede notarse por la falta de paralelismo entre los dientes de arriba y de abajo.

Por otro lado, los momentos en que el niño succiona más fuerte es cuando tiene hambre, por eso hay que evitar darle chupete para calmar el hambre, ya que son momento en que la succión modifica la dentadura.

Cuando las deviaciones en los dientes comienzan a ser apreciables, se estima que el uso del chupete está superando las 6 horas diarias, aproximadamente. Por eso, los padres deben vigilar que el chupete se esté dando solo en momentos que realmente lo necesite el niño como antes de irse a dormir, en momentos de dolor o de angustias.

Muchos niños que usan chupete no llegan a tener ningún problema de dentición, ya sea porque no succionan con mucha fuerza o porque lo usan en momentos puntuales.

Recomendaciones para el uso del chupete

  • No es una buena idea dar chupete a los recién nacidos, es mejor esperarse más allá del primer mes. De esta forma, se evita que el niño abandone la lactancia.
  • Evita darle el chupete cuando el niño tenga hambre, ya que buscará succionar con mucha fuerza esperando que le salga una comida que jamás saldrá. Además de que se llenará de gases, se contribuye a su posible problema de dentición.
  • Entre el chupete y los dedos para dormir, los especialistas recomiendan dejar que use el chupete, ya que a la hora de quitarlo es más sencillo que los dedos que forman parte de su cuerpo.
  • No intentes retirar el chupete en períodos que son de mucho estrés para el niño, por ejemplo, cuando comienza la escuela, cuando sufre el destete o cuando se tiene que alejar por primera vez de sus padres.
  • Elija un modelo de chupete recomendado por su diseño y material, ya que estos cumplen con la seguridad de la salud de la dentición del bebé.
  • Después que el niño tiene dientes es recomendable cambiar el chupete con más frecuencia para evitar el deterioro del chupete y su consecuente asfixia.
  • No ofrezcas el chupete sucio o lleno de comida ya que esto contribuye a las llamadas caries del biberón.
  • La retirada del chupete es un proceso que debe llevarse a cabo de forma paulatina. Comienza por quitarlo durante el día antes de retirarlo por completo en la noche.
  • Durante el período de abstinencia se debe ser firme para no volver atrás, sin embargo, se deben evitar los castigos.