El crecimiento de tu bebé comparado con frutas y vegetales en el tercer trimestre

Crecimiento de tu bebé comparado con frutas y verduras

Estás en la recta final del embarazo y tu vientre parece un balón de futbol, tratas de imaginarte cómo es realmente tu bebé, pero lo único que te funciona para estos casos es nuestra técnica visual de frutas y verduras.

Ya has seguido el crecimiento de tu bebé durante el primer trimestre comparado con frutas y verduras. También lo hiciste durante el segundo trimestre y ahora, solo toca avanzar en esta nueva etapa de crecimiento.

¡Comencemos!

Séptimo mes, parece un brócoli

Ya el feto tiene la forma de un bebé, aunque mucho más pequeñito. Si lo comparamos con un vegetal, podríamos decir que se parece a un brócoli grande de unos 1100 gramos y mide alrededor de 38 cm. Si el bebé naciera en este mes tendría buenas posibilidades de sobrevivir, ya que la mayoría de sus funciones vitales están en marcha. Así que con la ayuda de la medicina podría llevar a cabo la funcionalidad pulmonar que es lo único que falta por madurar.

Octavo mes, parece un melón

En el octavo mes tu bebé comenzará a aumentar de peso rápidamente, alcanzará hasta unos 2000 gramos y llegará a medir alrededor de unos 45 cm. Es un mes en el que comienza a acumular grasa bajo la piel y sus pulmones ya quedan listos para salir al exterior. Llevar este peso te producirá un cansancio extremo, y sentirás que te falta la respiración de vez en cuando. Llega el momento de hacer menos esfuerzos para evitar contracciones.

Noveno mes, parece una sandía

Ya has llegado a la semana 36 y te preparas para llegar a la semana 40 y ver el rostro de tu bebé. Durante este mes tu bebé aumenta de peso y se pone rozagante, tiene tanta agua como una sandía y se ve muy saludable. Sus órganos ya están preparados para comenzar la marcha en lo que esté fuera de la barriga. El bebé puede pesar entre 3 y 4 kg y una medida estándar de nacimiento son 50 cm. La parte más grande de su cuerpo es la cabeza, pero es lo suficientemente flexible para adaptarse a la salida del parto vaginal.