Constitución chilena con perspectiva de género: un hito histórico

En octubre de 2019, el pueblo chileno se vio revolucionado por un estallido social que demandaba cambios en la vida política, económica y social del país. Como respuesta ante este grito de la sociedad, el pasado 25 de octubre, en un día histórico a nivel mundial, los chilenos y chilenas votaron a favor del Apruebo, lo que implica el reemplazo de la Constitución vigente. Esta data de 1980, cuando la dictadura de Augusto Pinochet estaba a cargo del país. 

De un total de 7.550.477 votos emitidos, con 5.877.648 votos, el Apruebo ganó con creces al Rechazo. En el caso del órgano encargado de redactar la nueva Constitución, la opción Convención Constitucional también ganó por una mayoría de 5.629.202 votos, contra 1.497.031 que obtuvo la Convención Mixta. 

La Convención Constitucional estará compuesta por 155 miembros que serán 100% electos por la ciudadanía el próximo 11 de abril de 2021, y esta opción será 100% paritaria, es decir, ningún género podrá tener más de un 50% + 1 de la instancia, en otras palabras, podrá haber un máximo de 78 hombres o mujeres electos. De esta manera, y gracias a la lucha de los distintos movimientos feministas, la constitución chilena será la primera en contar con una perspectiva de género confeccionada no sólo por hombres. 

Este organismo —cuyos miembros serán elegidos exclusivamente para redactar la Constitución— deberá elaborar el texto en el plazo máximo de un año y este tendrá que ser aprobado en un plebiscito con carácter vinculante. Los expertos calculan que la nueva ley fundamental chilena comenzará a regir en el tercer cuatrimestre de 2022.

“A través de la distribución más equilibrada del poder, en el Estado y los organismos autónomos y del reconocimiento, respeto y promoción de los derechos humanos específicos de las mujeres, por ejemplo, a vivir una vida libre de violencia, a la igualdad salarial, a la protección social sin discriminaciones por razón de género, al reconocimiento del valor del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado y la corresponsabilidad social”, aclara Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

Este hito histórico, que se da por primera vez en el mundo, dará lugar a la inclusión de una perspectiva de género que incluya las consideraciones necesarias para garantizar una igualdad en el ambiente laboral no sólo para las mujeres, sino también para las diferentes sexualidades, las mujeres de pueblos indígenas y aquellas que han sido excluidas, hasta ahora, de la toma de decisiones a nivel nacional.

Fuentes:
El País
El Mostrador
La Tercera