¿Cómo implantar rutinas de sueño en tu bebé?

Rutinas de sueño

Establecer rutinas de sueño en el recién nacido se convierte en la primera actividad de disciplina que los padres adoptan para descansar. Son días bastantes difíciles si consideramos todo lo que implica el parto, su recuperación y además la atención que requiere el bebé mientras todos están ocupados. Evidentemente en este momento hay desorientación y si no hay un control de lo que sucede podría existir alteraciones emocionales que al final de cuentas también terminaría afectando al bebé.

Lo primero que debes tomar en cuenta es que debes pensar en el bebé, recuerda que apenas comienza a adaptarse a estar fuera del útero.

Descubre con la lectura de este artículo cómo puedes implantar rutinas de sueño para tu bebé. 

1. Se consciente de tus acciones para las rutinas de sueño

Los niños nacen con un horario desordenado para nosotros en cuanto al día y la noche, ya que en el vientre el bebé no puede hacer esta distinción. Sin embargo, los padres muchas veces refuerzan esta situación al brindarles comodidad y calidez mientras come. Así, los infantes tienden a confundir estos dos momentos, dormir y comer. Pero, si permites que el bebé duerma mientras come, él no se estará alimentando de manera adecuada y por consiguiente despertará más frecuentemente.

2. Enséñale la diferencia entre el día y la noche

Cuando el bebé esta recién nacido es difícil hacerle comprender la diferencia entre el día y la noche. Una forma de hacerlo es aprovechando las rutinas de su comida. Por ejemplo, en el día si tienes opción de abrir las ventanas y cortinas para que pueda sentir el aire fresco, la luz natural del sol, hazlo. Dale de comer frente a una ventana para que sienta el día, aprovecha el momento y háblale lo que estás viendo mientras come. Si por el contrario es de noche, trata de no encender las luces de la habitación, utiliza una luz tenue que apenas le permita ver lo necesario. Evita estimular al bebé en la noche con charlas, juegos. Crea la rutina de cambiarle el pañal después de comer y llévalo a la cuna inmediatamente.

3. Estimula al bebé en las mañanas

La mejor estimulación que le puedes brindar al bebé en las mañanas es el de mantenerlo despierto mientras comes y entre las comidas también. Por eso te invitamos a que realices cualquier actividad que le permita estar despierto. Por ejemplo: frótales los pies y las manos para mantenerlo activo, si ves que se duerme intenta de otra forma. Déjalo solo con el pañal por un rato, aprovecha y le pasas una toalla húmeda por el cuello, piernas, frente. Esta actividad la puedes realizar en las tardes cálidas y los días calurosos.

4. Enséñalo a dormirse solo

Identifica en el bebé las señales de cansancio como bostezos, frotarse con frecuencia los ojos y desviar la mirada. Son claras señales de que el bebé quiere dormir, cuando esto sucede mételo en la cuna para que vaya aprendiendo la rutina. Lo entenderá de inmediato. Además, con estos tips se te puede hacer muy sencillo llevarlo a su propia cama.

Si eres disciplinado te servirá de mucha ayuda trasmitírselo a tu hijo, si no es así, es un buen momento para comenzar estableciendo rutinas de sueño. ¡Servirá a todos en el hogar!