Ventajas de usar saquitos de dormir

Saquitos de dormir

Los saquitos de dormir son una prenda de vestir ideal para las noches frías, en cierta medida viene a ser un pijama con diseño de chaleco que se extiende a lo largo del cuerpo del bebé hasta cubrir sus pies. Este tipo de prenda de vestir cuenta con una cremallera de ajuste para cubrir al bebé desde la cintura hacia abajo. Los saquitos de dormir han calado en el gusto de los padres por ser prácticos y seguros para mantener la temperatura del bebé durante toda la noche y otros beneficios como los que aquí te contamos.

Beneficios de usar saquitos de dormir    

Son muy seguros para los primeros meses de sueño de tu bebé

Los especialistas recomiendan evitar poner objetos en la cuna del bebé, sobre todo los primeros meses. Ellos no cuentan con la capacidad necesaria para quitarse cualquier objeto que pueda que pueda quedarles sobre el rostro, como pueden ser peluches, almohadas, incluso sábanas. Por esta razón, el saquito de dormir es imprescindible para garantizar que tu bebé duerma abrigado toda la noche, sin ningún riesgo innecesario.

Mantienen arropado al bebé toda la noche

Durante los primeros meses, el bebé tiende a tener noches agitadas, de constante movimiento. Hay bebés que recorren su cuna dando vueltas dormido completamente, por lo que sus padres pasan la noche entera intentando abrigarlo. Los sacos de dormir ofrecen abrigo toda la noche, sustituyendo el uso del edredón, cobijas y colchas para un descanso más placentero para ambos.

Dan libertad de movimiento

Algunos padres optan por envolver al bebé en su cobija toda la noche para que no se desabrigue y pase frio. Sin embargo, esto limita su movimiento y puede ser muy incómodo. Los saquitos son suficientemente holgados en su parte inferior para que no exista limitación en el movimiento del bebé. Además, para los niños más grandes existen modelos de saquitos que cuentan con salidas para los pies y de esta forma se le da la libertad que necesita a su edad.       

Modelos variados con cierres y botones prácticos

Los modelos de los saquitos para dormir están diseñados para ofrecer comodidad en el sueño y muy especialmente para el momento de ser cambiados. Los bebés hacen pipi y popó a cualquier hora, sin importar si están dormidos, si es de noche o si hace frío, así que toca cambiar el pañal sin importar la hora o la temperatura del ambiente. Pensando en estos casos, los saquitos cuentan con cierres o botones que le permiten dejar al descubierto la zona del pañal, sin la necesidad de quitarle toda la ropa, evitando así que pasen frio innecesario o despertarlos.  

Encuentras diversidad de tallas

Las tallas disponibles de los saquitos de dormir son variadas y van de acuerdo a la edad y peso del infante. Puedes encontrar saquitos de dormir desde:

  • Recién nacidos de 0 a 6 meses o hasta los 4 Kg
    • De 6 a 18 meses o hasta 8.1 Kg
    • De 8 a 36 meses o hasta 11.4 Kg

Los saquitos son adecuados a todas las estaciones

En casi todos los modelos de los saquitos de dormir encontrarás una etiqueta que especifica la unidad de medida de resistencia térmica utilizada en la industria textil. Podrás ubicarla con las siglas TOG, mientras más alta es esta medida, más cálido es el producto. Así que existen saquitos de dormir adecuados para todas las temporadas, es decir, un modelo adecuado para el invierno, verano, primavera y otoño.