Importancia del juego de roles en el desarrollo de tu hijo

Juegos de roles en niños

El juego de roles en los niños es un ejercicio clave donde por imitación aprenden sobre lo que en el futuro desean ser. Este ejercicio consiste en interpretar papeles relacionados con personajes impactantes que están de moda para el momento en la televisión, cine, internet, entre otros medios. También interpretan los clásicos roles de ser mamá, papá, chofer de carritos de juguetes, a ser un chef, policía, bombero o cualquier otra profesión que les resulte interesante o atractiva.

El juego de rol es más que un simple entretenimiento, su importancia es vital para la preparación del niño y su vida como adulto. En muchas ocasiones se pueden detectar problemas de familias disfuncionales. Especialmente cuando son aplicadas en la primera fase de la educación del menor, es decir, en la etapa de asistencia al jardín de infancia. En la fase de las caracterizaciones, el niño puede dar un reflejo de su hogar en la escuela, lo que puede llamar la atención de los maestros para tomar las acciones correspondientes, cuando sea necesario.

Los juegos de roles deben estar presentes en todas las edades del desarrollo del niño y se deben diseñar de acuerdo a su capacidad por edad. En este artículo te contamos sobre los juegos de roles más recomendados para tu hijo desde el primer año y hasta los 7 años aproximadamente.

Juegos del rol para niños entre 1 a 2 años

 El juego de rol para los niños de 1 a 2 años está influenciado por la selección de juguetes que hacen sus padres. Los más comunes son los alusivos a animales, carritos, granjas, personas de juguete, etc. Es importante que ayudes a crear un ambiente adecuado de juego para el niño, por ejemplo, coloca los animales en el establo o granja; los carros en los garajes; las personas en las casas y así también le ayudas con la coordinación. Mientras creas estos ambientes ¡háblale!, si tienes animales enséñale como hacen los perros, los gatos, las vacas; imita los sonidos de los carros. El niño todo lo comprenderá y de esta manera estimularás su creatividad.

Juegos de rol para niños de 3 a 5 años

Un niño de 3 años tiene la capacidad de preparar el ambiente de juego él solo. Sin embargo, puedes ayudarlo creando un ambiente cómodo y divertido utilizando alfombras de goma EVA para delimitar sus espacios. Estas alfombras son livianas y muy fácil de ensamblar, además, puedes establecer patrones de acuerdo a colores, figuras y letras lo que hace el preámbulo perfecto para comenzar su juego de rol.

Los juegos de roles para esta edad se caracterizan por estimular el desarrollo cerebral, la memoria y la capacidad para resolver problemas de manera creativa. La elección natural de un niño de esta edad, es la de juegos para estructurar, ensamblar o armar. De manera que, no pueden faltar las herramientas de construcción y las muñecas y accesorios como ropa para cambiarlas.

También es una edad adecuada para los disfraces y títeres, imitar a sus héroes favoritos es una de las cosas más divertidas que busca hacer a esta edad.

Juegos de rol para niños mayores de 6 años

A esta edad el niño debe estar comenzando la educación primaria. Se supone que sus habilidades básicas de carácter motriz se encuentran bien desarrolladas. En esta etapa, aparece el corte de los impulsos nerviosos para facilitar el intercambio de información, a esto se le llama poda neuronal y le permitirá al niño mejorar su rango de atención, concentración y el control de sus impulsos. Esta característica los hace más competitivos frente a sus iguales, manteniendo un constante desafío que se traslada a procesos cognitivos, intelectuales y físicos.

El juego de rol a esta edad es mucho más independiente y le ayudará a socializar mejor con sus amigos. Cuenta con muchas ventajas entre las que se incluyen:

  • Promueve la creatividad dando vida a sus propios personajes.
  • Desarrolla el lenguaje, amplía su vocabulario e incluye nuevas palabras y conceptos.
  • Controla las emociones, impulsos, canaliza los miedos y los conflictos.
  • Aprende a resolver problemas de manera práctica y aprende a tomar decisiones.
  • Desarrolla habilidades sociales de empatía y fortalece la amistad.