Recomendaciones para niñ@s con alergias al pescado

Alergias al pescado en niños

El pescado es uno de los alimentos que más impacto alérgico tiene en la alimentación de los infantes. Por eso, su inclusión en las dietas debe ser cuando su organismo esté entrenado gradualmente a recibir nuevos alimentos. Algunos especialistas señalan que la edad adecuada de consumo es a partir de los 6 meses, porque se podría aprovechar más las bondades de omega 3 y 6 en los niños. Sin embargo, en un documento publicado por la Asociación Española de Pediatría (AEP), revisado por última vez en enero del 2020, recomienda: “Evitar el consumo de algunas especies de pescado catalogadas como de alto riesgo, en niños menores de 10 años y en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia”.  Así que no es aconsejable darle pescado a un niño pequeño a menos que tu médico pediatra lo autorice.

¿Alergias al pescado o mariscos?

A pesar de que tanto el pescado como los mariscos provienen del mar, sus composiciones biológicas son diferentes y, por consiguiente, producen reacciones distintas en cada organismo. Es decir, las alergias al pescado no son lo mismo que las alergias a los alimentos provenientes del mar.

Se entiende como alergias al pescado a la reacción que produce sobre el niño una determinada clase de pescado. Por ejemplo, un niño puede ser alérgico al atún o al bacalao, sin embargo, puede comer otro tipo de pescados sin causar el mismo efecto.

Ahora bien, se entiende como alergias a los alimentos provenientes del mar a la categoría de alimentos marinos que incluyen los mariscos, como, por ejemplo: la langosta o la almeja, ente otros. 

¿Cómo se manifiesta la alergia al pescado en los niños?

La alergia al pescado puede manifestarse de muchas formas, inclusive puede que se manifiesten reacciones tardías. Sin embargo, el síntoma más común es conocido como anafilaxia, que es la dificultad notable a la hora de respirar. Esta reacción, obedece a que el sistema inmune del cuerpo identifica la proteína del pescado como un agente extraño, causando una reacción desproporcionada que se manifiesta en tos, ronquera, opresión en la garganta, hasta causar la pérdida de la conciencia o desmayo.

El motivo de esta reacción se desconoce a ciencia cierta, ya que pueden intervenir muchos factores para manifestarse. Un niño alérgico al pescado, lo puede manifestar aun sin probarlo. Algunas veces es motivo suficiente solo tocar el pescado o simplemente respirar el olor que expide mientras se cocina el pescado para que ocurra una reacción alérgica, esta reacción puede ser desde vómito, inflamación en los ojos y bajas de tensión entre otras reacciones.

Precauciones de los padres frente a la alergia del pescado

Ya conociendo los riesgos, síntomas y manifestaciones alérgicas del niño frente al consumo del pescado, los padres deben controlar la alimentación del niño. Sin embargo, hay ocasiones en que se hace difícil su control, por ejemplo, cuando sales de casa para disfrutar algunos días en verano o una visita a familiares por un fin de semana.  Si se conoce sobre la alergia del pescado en el niño, debes llevar siempre contigo inyectables recomendados directamente por tu pediatra, para contrarrestar las alergias en caso de que llegasen a aparecer.

Otro caso puede presentarse en el jardín de infantes, colegio o escuela. Si bien es cierto, que no le enviarás de merienda pescado a tu hijo, es posible que intercambie meriendas con sus compañeros. Por eso, es necesario que los directivos y maestros conozcan sobre este tipo de alergia en tu hijo y autorizarles a aplicar este tipo de inyectable en caso de que llegase a ocurrir alguna complicación. En caso de que no se cuente con este tipo de antialérgicos en el botiquín de los primeros auxilios, puedes darlo en calidad de donación para que esté en el inventario.

¿Cómo se realizan las pruebas de alergia al pescado en los niños?

Para conocer si tu hijo es alérgico al pescado es necesario hacer una prueba cutánea con diferentes extractos de pescados y seguidamente hacer una medición de los niveles de anticuerpos en la sangre. Otra forma de hacer la prueba cutánea es utilizando alimento fresco y posterior la respectiva medición. En caso de existir dudas, existe una tercera forma para saberlo que es utilizando un test de exposición, pero éste se debe hacer bajo la supervisión facultativa de un médico especialista.

Las alergias al pescado en la mayoría de los casos pueden superarse con el pasar de los años, así que no es necesario sufrir estos riesgos a temprana edad.