Beneficios de una lactancia en tándem

Lactancia en tandem

La lactancia en tándem es el hecho de amamantar a dos hijos de diferentes edades en el mismo período de lactancia. El acto de amamantamiento de ambos niños puede ocurrir al mismo tiempo o en momentos diferentes. Las madres que deciden hacer esto, lo hacen porque desean respetar el tiempo mínimo de amamantamiento del hijo mayor (2 años de acuerdo a la OMS), también puede ser para favorecer el vínculo entre hermanos o simplemente para vivir la experiencia.

¿Es realmente la lactancia en tándem favorable para la mujer y para sus hijos?

De acuerdo a un artículo publicado en la Revista Portales Médicos es un hecho totalmente favorable mientras la madre esté bien alimentada y no sufra un embarazo de alto riesgo.

Veamos los beneficios de la lactancia en tándem y las situaciones que se consideran de alto riesgo.

Beneficios de la lactancia en tándem

Diferentes estudios científicos han demostrado que la lactancia en tándem es favorable en la mayoría de los casos, ya que:

  • Debido a que la madre con una lactancia en tándem no ha interrumpido la producción de leche, el niño al nacer se logra alimentar rápidamente con la leche materna sin sufrir pérdida de peso durante los primeros días.
  • Se evita la ingurgitación mamaria que no es más que la inflamación de los pechos de la madre debido a la acumulación de leche que no puede salir por los pezones por diversas razones.
  • Es posible que se consiga mayores defensas contra virus y bacterias para el hijo menor cuando el hijo más grande amanta al mismo tiempo, ya que ambos comparten la misma inmunidad.

Situaciones de alto riesgo para la lactancia en tándem

Aunque la lactancia en tándem es favorable en la mayoría de los casos, se ha considerado que podría ser de riesgo en algunos casos especiales, por ejemplo:

  • Si se sigue la lactancia durante el embarazo del segundo hijo una hemorragia uterina pone en riesgo al segundo bebé debido a un posible desprendimiento de placenta.
  • El hecho de tener antecedentes de aborto o embarazos prematuros pone en alerta a una madre que desea seguir la lactancia con el embarazo.
  • Una pérdida de peso continua de la madre o un desgaste físico fuerte también son razones para detener o evitar la lactancia en tándem.

Razones naturales del rechazo de la lactancia en tándem

A pesar de que la madre reconozca las ventajas de la lactancia en tándem y no padezca un embarazo de riesgo es posible que su segundo hijo rechace el amamantamiento tras la madre salir embarazada de su segundo hijo.

Una de las razones es que el hijo más grande no se sienta satisfecho con la alimentación de pecho debido a que es posible que la cantidad de leche disminuya a partir del tercer mes a consecuencia de la segregación de hormonas del embarazo. Otra de las razones es la producción de calostro lo que cambia el sabor de la leche y esto puede que no le guste a tu hijo, un riesgo que se sufre a partir del quinto mes de embarazo.

Otra razón que impide la lactancia en tándem es la sensibilidad de los pezones que puede tener la madre a causa del embarazo, una sensibilidad natural en el primer trimestre que puede incluso estar acompañada con un completo rechazo al acto de amamantar.

Si como madre tienes alguna duda de seguir una lactancia en tándem, ten en cuenta que siempre debes anteponer las necesidades de nutrición del niño más pequeño, ya que antes de los 6 meses tiene el derecho de tener una lactancia exclusiva para un desarrollo normal y saludable.