3 Modelos de barandas de cama para niños

Barandas de cama

Las barandas de cama para niños se usan en el proceso de transición de dejar la cuna por una cama. El momento ideal para comenzar a usarlas es cuando el bebé ya comienza a caminar y puede ser más independiente. Las barandillas de cama, como también se le conocen en el mercado, es la mejor forma de prevenir las caídas de los niños que buscan alcanzar su autonomía durmiendo en su propia cama.

Existen diversos modelos de barandas para niños, con sistemas de seguridad adaptados a cada edad, distintos materiales de fabricación y con diseños llamativos para los niños, así se cubre la demanda de acuerdo a los gustos. Para ello hemos preparado este post con los 3 tipos de barandas de cama para niño más utilizadas.

Barandas universales para niños

Son aquellas que se ensamblan sin ninguna complicación de tornillos, abrazaderas u otros elementos que puedan dañar la madera de la cama del niño. Son de fácil instalación porque se colocan introduciendo el encaje de seguridad debajo del colchón, de manera que queden sujetas a presión en la cama. Estas son muy seguras y hacen el trabajo de impedir que el niño se caiga de la cama. Las barandillas universales les quedan a todas las camas con medida estándar, las puedes encontrar en el mercado con dos características básicas: abatibles o rígidas.

Las barandas abatibles para camas de niños son de fácil transporte, caben en cualquier lugar y son ideales para llevar de viaje. En el caso de las barandas rígidas, su uso es casi exclusivo para la casa, de manera que si quieres viajar su traslado no es cómodo. Verifica a la hora de comprar una de ellas que sean aptas para camas con somier.

Barandas inflables para niños

Las barandas inflables son la opción más económica del mercado. Es la alternativa más discreta si eres amante de los detalles y el orden dentro del cuarto del niño. Para su instalación solo hace falta inflarla y colocarla con barras antideslizantes sobre la cama de tu hijo. Este producto se recomienda en infantes mayores de 2 años ya familiarizados con el mecanismo de defensa que ofrecen las barandillas. De manera que, cuando el niño esté dormido y se acerque de manera peligrosa a la orilla, sienta algo que le impide seguir avanzando, evitando las caídas. Dependiendo de los modelos vienen con un kit conformado por un inflador y un bolso ideal para los viajes.

Set de barandillas para cama de niños

Algunos de los modelos de barandas se ofrecen en el mercado en pares, con la intención de colocarlas en ambos extremos de la cama. Es una cuestión de gusto y necesidad respecto al tamaño de la habitación y a la forma de colocación de la cama, hay veces que los padres desplazan la cama hasta la pared cumpliendo una función de barandilla natural y, por lo tanto, prescinden de este modelo. Este tipo de barandillas cuenta con un arnés de seguridad que se sujetan entre si proporcionando firmeza para detener al niño en sus vueltas mientras duerme. También es común que los padres que compran las camas con barandas o las mandan a hacer con un carpintero elijan diseños muy modernos.

A la hora de comprar algún modelo de barandas para camas de niños, ten presente los sellos de certificación y homologación de seguridad del producto. Además de leer el contenido de la norma que los regula cuando vienen de la Unión Europea.