Alergias a la proteína de la leche animal: Síntomas y causas

La alergia a la leche es uno de los tipos de alergias más comunes de los niños. Se trata de una respuesta anormal del sistema inmunológico del niño ante la presencia de leches de fórmula y sus derivados. Puede ser una reacción ante la leche de vaca u otros tipos de leches como la de oveja, de cabra, búfala y otras. De acuerdo a un artículo de Mayo Clinic, la alergia a la leche no es lo mismo que la intolerancia a las proteínas de la leche o intolerancia a la lactosa, en esta últimas no interviene el sistema inmunológico y sus síntomas también son diferentes. Los síntomas de los niños intolerantes a la lactosa lo manifiestan, principalmente, con problemas estomacales como gases, diarrea, hinchazón inmediatamente después de consumir la leche. Mientras que los síntomas de las alergias a la leche son diferentes como veremos a continuación.

Síntomas de las alergias a la leche

Los síntomas de alergia a la leche difieren de una persona a otra, pero los más comunes son:

  • Hinchazón de labios, lengua o garganta
  • Ronchas en la piel
  • Picazón o sensación de hormigueo
  • Dificultad para respirar
  • Presencia de tos
  • Reacción de vómito
  • Secreciones nasales líquidas

Es posible que además de los síntomas anteriores, el niño manifieste enseguida o a las horas cólicos, diarrea o heces blandas.

En los casos más graves de alergia a la leche puede producirse anafilaxia, una reacción peligrosa que bloquea la respiración del niño y debe ser tratada de manera urgente. Los síntomas inmediatos que se producen son inflamación de la garganta, enrojecimiento del rostro del bebé y picazón que manifiesta a través de su incomodidad y llanto.

En todo caso, ten en cuenta que lo normal es que el niño después de comer quede satisfecho, duerma tranquilo o pase un rato jugando. Si no es así algo anda mal con su alimentación y es importante prestarle la mayor atención posible durante las próximas horas luego de comer.

Causas comunes de la alergia a la leche

Tan importante es saber los síntomas como las causas de la alergia a la leche, para entender si esto se puede controlar o evitar. Las alergias a la proteína de la leche de vaca se deben a un problema del sistema inmunitario del niño. Este identifica alguna de las proteínas de la leche como perjudiciales y por eso crea anticuerpos contra ellas. Cada vez que exista presencia de alguna de estas proteínas en el cuerpo, los anticuerpos se activarán produciendo histamina que es la causante de los síntomas comunes de las alergias.

Las causas principales de esta dolencia pueden estar asociadas a factores hereditarios, el riesgo de padecer de alergias alimentarias en los niños, aumenta si alguno de los padres sufre de alergias alimentarias u otro tipo de alergia como rinitis, asma, urticaria, eccema, etc.

La edad del niño también es una posible causa, en sus primeros meses de vida su sistema digestivo es inmaduro y es más propenso a las alergias. Sin embargo, a medida que crezca su aparato digestivo madurará y reaccionará cada vez menos a la leche.

Los niños propensos a inflamaciones crónicas y frecuentes en la piel, llamada dermatitis atópica, presentan con mayor frecuencia alergias alimentarias dentro de la que se incluye alergia a la leche.

También es posible que, aunque amamantes a tu bebé, él tenga reacciones alérgicas a la leche de vaca, debido a la dieta que tú como mamá consumes. Si tu bebé resulta alérgico a la leche de vaca deberás eliminarlo de tu dieta diaria.

¿Qué alternativas existe a la leche de vaca?

Si tu hijo a resultado ser alérgico a la leche de vaca es porque reacciona negativamente a dos de las principales proteínas presente en este tipo de leche, que son: caseína y suero. Son proteínas que no solo están presentes en la leche de vaca, también lo están en algunos alimentos procesados como el atún enlatado y en las salchichas. Asimismo, están presentes en derivados de la leche como en la mantequilla, yogures, helados, quesos, en algunas golosinas, en el chocolate, en saborizantes y polvos de proteína. Por lo tanto, deberás evitar todos estos tipos de alimentos.

En vez de estos alimentos, prefiere para tu hijo:

  • Leche materna, es la mejor leche para el bebé, es natural económica y segura para tu bebé.
  • Otra alternativa son las fórmulas hipoalergénicas o fórmulas especiales, estos son productos extensamente hidrolizados (rompen las proteínas de la leche) y en algunos casos son a base de aminoácidos y no a base de leche.
  • Las fórmulas a base de soja tampoco son a base de leche y podría ser una alternativa para tu hijo alérgico, es importante que estas fórmulas estén fortificadas para asegurar una nutrición completa.