Juegos para estimular el desarrollo: de 2 a 4 años

Alejandra Oelckers, Educadora de Párvulos con muchos años de experiencia en distintas modalidades y metodologías, nos trae una nueva entrega de recomendaciones de juegos para estimular y acompañar el desarrollo de tus hij@s.

Etapa 2 a 3 años

Antes que nada es muy importante tomar en cuenta que los niños a esta edad están en un periodo exploratorio constante, y ávidos de experiencias sensoriales.

Sugerencia de juegos apuntando a un desarrollo equilibrado

1. Estimula su coordinación

Jueguen  a lanzar una pelota por el aire, a dar patadas  a la pelota  Así mejorará su habilidad.

2 .Trabaja su motricidad fina

Hacer collares con canutones o cuentas grandes mejora su motricidad fina. Siempre bajo tu control porque también les gusta explorar su cuerpo y las cuentas pueden terminar en su nariz o boca.

3. Estimula su sentido del equilibrio

Desplazarse por la casa imitando movimientos: andar de puntillas, con los talones, moviendo los brazos como alas, saltando, etc.

4. Ayúdale a desarrollar su capacidad de observación

Buscar objetos de determinado color es un buen juego para los viajes o las esperas largas.

5. Enséñale a amar los libros

A diario, léele cuentos. Conviene que fijes una hora del día para que se convierta en un agradable ritual.

6. Anímale a imitar

Pídele que te prepare la comida, que te ayude a vestir a los bebés e incítale poco a poco a desarrollar más actividades: “ahora vamos a hacer que vamos al médico: tú me miras y me curas”.

7 Enséñale a jugar con otros niños

Llévalos al parque, motívalos para que juegue con otros niños, que respete sus juguetes y comparta los suyos son tareas sencillas, pero les permiten crecer.

8. Enséñale a buscar los pares

Elige un conjunto de objetos que encajen o se relacionen entre sí como por ejemplo una llave y un candado, un lápiz y un papel, un jabón y una toalla, etc. (Todos los objetos deben ser seguros para el niño) y colócalos mezclados en una mesa. Muestre al niño los objetos para que los reconozca, luego coja un objeto y pídale al niño que encuentre entre los restantes con cual podría encajar; si es necesario podemos ir dándole pistas. Continuar el juego hasta que se hayan reunido todos los pares. Posteriormente se puede complicar el juego utilizando imágenes en lugar de objetos ampliando así la cantidad de posibilidades.

9. Estimúlale los músculos de la cara

Lanzar burbujas para que los niños las persigan es una actividad muy divertida para ellos. También es importante que el niño intente soplar las burbujas, ya que esto último será muy útil para el desarrollo del habla.

10. Enséñale a saltar

A partir de los 2 años los niños empiezan a intentar saltar en dos piernas pero esta habilidad aún necesita entrenamiento. Invita a saltar al niño y salta con él, saltando primero manteniendo la posición y luego avanzado como conejos, luego se puede agregar dificultad a la actividad saltando mientras giran.

Algunos juguetes recomendados para esta edad:

 Triciclos, animales de plástico duro, casitas, construcciones, juguetes de imitación, bloques de madera de distintos tamaños y colores, cuentos

Etapa 3 a 4 años

En esta etapa  los niños están  mejor desarrollados y más seguros de sí mismos, por lo tanto se observa una actitud más segura y un tanto temeraria, lo que lo lleva a seguir explorando continuamente, se recomienda entregar  oportunidades con mayores desafíos  y ambientes  adecuadamente preparados.

1. Pajaritos

En su siguiente caminata lleven un poco de pan o semillas e inviten al niño a alimentar a los pájaros. Hable con él sobre cómo viven las aves y de la importancia de sus cuidados. En casa también se puede hacer un comedero para aves y colgarlo en la ventana o en un árbol cercano para observar junto al niño cuantas aves se acercan al comedero.

2. Propiedades de los objetos

Tomando como ejemplo objetos y juguetes que se tienen en casa, muestre al niño la diferencia entre grande y pequeño, comestible y no comestible, duro y suave, frío y caliente, seco y húmedo, etc. Luego clasifique junto a él los artículos que puedan encontrar en casa como muebles, animales domésticos, juguetes, alimentos, etc. También se puede pedir al niño que clasifique tarjetas de imágenes que se tengan disponibles.

3. El clima

Hable con el niño sobre los fenómenos climáticos, las estaciones, etc. Observen juntos el clima actual y describan lo que ven. En casa podemos hacer una cartilla gráfica simple de observación del clima y después de una caminata sugerirle al niño que describa el clima actual usando la cartilla: ¿Había sol o estaba nublado? ¿Estaba lloviendo o nevando? ¿Había viento? Etc.

4. Conociendo a los animales

Es probable que el niño ya conozca algunos animales y pueda identificarlos en una imagen. Con esta actividad podemos proceder a ampliar su conocimiento sobre ellos mencionándole si son animales domésticos o salvajes, en donde viven, que comen, como se desplazan, etc. Podemos hacerlo de manera divertida jugando con los sonidos de los animales, creando historias, etc.

5. Encuéntralo

Juegue con el niño a buscar juntos cosas con diferentes propiedades. Puede hacerle preguntas como:

  • ¿Qué objeto es grande en esta habitación? ¿Y cuál es pequeño?
  • ¿Qué objeto es duro? ¿Y cuál es suave?
  • ¿Qué es lo más fragante en esta habitación?
  • ¿Qué cosas son azules o rojas o amarillas?
  • En general que objeto es esponjoso, transparente, comestible, etc.

Esta actividad desarrolla la atención del niño, amplía su conocimiento sobre el mundo que lo rodea y su vocabulario.

6. Reconociendo sonidos

Acompañe al niño a reconocer los sonidos que lo rodean. En la calle pueden prestar atención al sonido de los automóviles, o al canto de los pájaros. En casa pueden escuchar diferentes sonidos como un reloj, una lavadora, etc., identifíquenlos y traten de imitarlos. Los padres también pueden convertirse en una fuente de sonidos abriendo y cerrando puertas, golpeando cucharas de madera, vertiendo agua en un vaso, etc.

Jugar con el niño preguntando ¿Qué sonido escuchas ahora?. Antes de dormir este juego puede ayudar al niño a reconocer y acostumbrarse a los diferentes sonidos que podrían interferir con su sueño.

7. Ayudando en casa

Hay muchas actividades de la casa en las cuales el niño puede participar mientras desarrolla diversas capacidades, tales como recoger las cucharas de la mesa, doblar las servilletas, pelar un plátano, abrir un paquete de mantequilla, etc. Es recomendable solicitar su ayuda pidiéndole amablemente “Ayúdame, por favor” de esta manera el niño estará contento de participar .

8. Encuentra un par

Para los niños es muy útil clasificar diferentes objetos y buscar características similares. Para este juego podemos utilizar artículos de vestuario como calcetines, mitones o guantes con diseños y texturas similares. Coloque todas las prendas mezcladas sobre una superficie y pida al niño que encuentre los pares. Este juego puede hacerse a diario mientras se viste o mientras ayuda a clasificar la ropa con mamá.

Se puede hacer una versión de bolsillo para este juego donde no se usen objetos reales sino objetos dibujados en papel.

9. Adivina qué desapareció

Para este juego se necesitan de 3 a 4 juguetes diferentes. Coloque los juguetes frente al niño, pídale que los observe cuidadosamente y nombre los juguetes que ve. Luego, pídale que se voltee diciendo: “Los juguetes quieren jugar a las escondidas, da la vuelta, por favor”. Cuando el niño se haya dado la vuelta, tenemos que quitar un juguete y pedirle al niño que adivine qué juguete es el que se escondió.

Poco a poco, se puede hacer el juego más complicado. Cuando el niño se da vuelta, no solo se puede quitar un juguete, sino también agregar uno nuevo y mencionar: “Oh, a nuestros juguetes les llegó un invitado ¿Quién es?” y el niño también podrá adivinar qué juguete ha sido agregado.

10. En fila

Para este juego se necesitan de 3 a 4 juguetes diferentes, tarjetas ilustradas o cualquier otro elemento.

Mencione al niño que está en una peluquería, un banco, un hospital o cualquier otro lugar. Arregle con él los juguetes como si estuvieran sentados en una fila. Pídale al niño que se voltee y quite un juguete. Luego pregunte al niño: “¿Quién salió de la fila?”. El niño debe nombrar el juguete desaparecido y una vez que lo haga colocar el juguete en su lugar en la fila. También se puede pedir al niño que se voltee e intercambiar de lugar a dos juguetes, luego preguntaremos al niño: “¿Quién ha cambiado de lugar?”

Con esto me despido; esperando que les hayan hecho sentido las sugerencias, les ayuden y faciliten su crianza.

Alejandra Oelckers