Brotes de crecimiento durante la lactancia ¿qué son y cómo entenderlos?

Se conocen como brotes de crecimiento a las diferentes etapas que vive el bebé respecto a la lactancia materna y su desarrollo en el crecimiento, que llevan a un cambio de conducta de alimentación y comportamiento.

Dentro de los múltiples beneficios de la lactancia materna exclusiva, existe la maravillosa forma de que ésta sea regulada fácilmente, aumentando o disminuyendo su producción gracias al recién nacido. Es por esto que durante el día se pueden pasar por muchas etapas en donde el bebé no quiera tomar el pecho o, de lo contrario, que no quiera soltarlo.

Es así como los brotes de crecimientos se describen como diferentes etapas que vive la guagua en sus primeros años de vida en relación con la lactancia materna. Se asocia con la necesidad que tiene su cuerpo de querer crecer y desarrollarse queriendo aumentar la producción de leche de su madre. Ve la necesidad de requerir más energía por medio de la alimentación que tú le das, y al no ser proporcionada por la madre el bebé comienza a mostrar cambios de conducta.

Los brotes de crecimientos constan de diferentes etapas y están fijadas por la edad:

· 7-10 días

· 2-3 semanas

· 6-7 semanas

· 3 meses

· 1 año de vida

· 2 años de vida

Comportamiento esperado en lo brotes de crecimiento:

  • Desde el día 7 a la semana 7, el recién nacido aumenta las tomas de leche queriendo incluso tomar de manera continua. Comienzan los llantos desesperados, se vuelven más inquietos, se enojan, dan tirones y regurgitan mucha leche ya que toman sin moderación.
  • A los 3 meses el bebé puede mostrarse distraído y disminuye sus tomas de leche en el día, tiene llantos inexplicables y logra tomar pecho mas tranquilo cuando esta en proceso de quedarse dormido. En esta etapa su incremento de peso no es exponencial, por lo que puede llevar a una falsa idea de que queda con hambre y necesita relleno.
  • En el 1er y 2do año de vida, el bebé realiza un retroceso en su conducta, ya que desea el pecho de igual o mayor manera que cuando estaba recién nacido. No quiere despegarse de su madre, lo que lo hace estar mas inquieto, nervioso al pecho y mostrar reacciones intensas si la lactancia es negada.

Es importante saber que existen falsos brotes de crecimiento, que son etapas principalmente emocionales y que no hacen referencia a un desarrollo físico si no mas bien de apego y contención. Entre los 4 a 8 meses las falsas crisis se relacionan con un tema emocional y de consuelo que tiene el bebé con su protector.

  • A los 4-6 meses se incorporan las etapas de sueño que ocasionan los despertares nocturnos que vuelven al bebé más inquieto e irritable.
  • A los 7-8 meses se da la etapa de “angustia por separación” en donde no quieren separarse en ningún momento de su imagen de seguridad y protección.

Consejos a tener en cuenta que pueden ayudar a sobrellevar estas etapas:

Toda crisis se supera con información y con paciencia. La madre, padre o cuidador debe saber que serán días y semanas difíciles, pero que deben tratar de brindar todo el amor y contención posible. Aquí es donde se refuerza el vínculo de apego entre ambos y servirán también para poder identificar los signos de hambre y de necesidad de cada niño a tiempo. Es sumamente importante no incorporar las fórmulas lácteas como justificación al cambio de conducta del niño, ya que esto solo hará que el proceso de adaptación y superación de crisis fracasen, poniendo en riesgo la lactancia materna exclusiva.

Jocelyn Cofré Toledo

Instagram: @matronajocelyncofre