¡Sólo quieres jugar!

Después de cumplir 1 año, tu niño será cada vez más activo. Dirá cada vez más palabras y sus pasos estarán cada vez más afianzados, incluso puede que ya empiece a correr. Para ayudarlo en esta etapa puede recurrir a juguetes de arrastre para que puedan empujar, y aún mejor si tienen colores y música, para llamar más su atención. 

Los niños empiezan a desarrollar nuevas respuestas ante la música. Se recomienda estimular musicalmente al niño desde el útero, pero después del año, es probable que responda bailando y moviendo distintas partes de su cuerpo. 

A partir del año, puedes ayudar a desarrollar y poner en práctica la creatividad de tu hij@ dejándolo dibujar con lápices de colores. A medida que va creciendo, puedes dejarlo probar con sus dedos y pinturas. Recuerda que en un comienzo, es probable que pinte y manche tus muebles, por esta razón recomendamos reservar un espacio y materiales específicos para esta actividad.  

La crianza en este período debe fomentar la amabilidad, el agradecimiento y la integración y trabajo en equipo. Esto ayudará a que tu hijo sea más feliz y reforzará su autoestima, seguridad e independencia. 

¡A nadar!: Entre los 2 a 3 años los niños ya pueden comprender y escuchar las indicaciones que les enseñarán a nadar. Si comienzan a tomar clases de natación les servirá como actividad social, los ayudará a relajarse y conocer el medio acuático, además que lo ayudará a desarrollar su sistema psicomotor.

Uno de los juegos preferidos de los niños es el rompecabezas. Existen modelos aptos para todas las edades, van desde encastres de figuras hasta fichas muy pequeñas, en todos casos, se busca fomentar la concentración, paciencia y resolución de problemas. 

Aunque sea todo un desafío para tu paciencia, dale la oportunidad de empezar a decidir la ropa que va a usar durante el día, de esta manera se sentirá estimulado y desarrollará su capacidad de vestirse y desvestirse. Este aprendizaje se va dando por etapas: primero le resultará más fácil quitarse la ropa que ponérsela y de a poco irá coordinando sus manos y sus dedos para cerrar cierres botones. 

Aprender y jugar no son incompatibles, sino que son complementarios. ¿Sabías que los niños aprenden a través del juego a autorregularse, a comprender la existencia de límites, a respetar a pares y adultos, a comprender sus emociones, a manejar las frustraciones y a relacionarse con los otros? 

A partir de los 2 o 3 años es normal que tu hij@ se interese por niños de su misma edad. Es importante que lo apoyes para que establezca relaciones sociales con otros a través del juego. Es la mejor manera para ellos de relacionarse con sus pares. 

Fun Facts:

  • Los niños y niñas no comprenden los conceptos de tuyo o mío hasta luego de los 3 años. 
  • Entre los 3 y 4 años ya son capaces de comprender que su fuerza hace se muevan las cosas, tal como pedalear en un triciclo, empujar los objetos y arrojar algunos cuantos más.