La piel durante el embarazo

Es normal que las mujeres presenten una serie de cambios en su piel durante el embarazo, debido a las variaciones hormonales de esta etapa. Comúnmente, estos desaparecen una vez terminada la gestación, pero existen mamás que son más propensas que otras a desarrollar estas variaciones.

¿Qué cambios puede presentar la piel?

  • Estrías. La mayoría de las embarazadas presenta estrías durante el embarazo, las que pueden aparecer en el vientre, los senos, caderas, glúteos o piernas. Estas se van desarrollando a medida que el bebé crece, y pueden ser de color rojo, café, violeta o blancas. Lo más probable es que después del parto vayan desapareciendo, aunque si son blancas, es difícil que la piel vuelva a quedar como antes. Si bien algunas mujeres utilizan cremas para prevenir su aparición, lo cierto es que estas no ayudan, y solo mantienen la piel hidratada.
  • Melasma, o manchas oscuras. Estas manchas oscuras pueden aparecer en varias partes del cuerpo durante el embarazo, especialmente en las zonas que están expuestas al sol, como el rostro y los brazos. También es normal que la piel que ya tiene un poco más de pigmentación, como los pezones, alrededor de los genitales, pecas o cicatrices se pongan aún más oscuras. Los cambios hormonales generan más producción de malanina, sustancia natural encargada de darle color al cabello o la piel. Algunos meses después del parto la piel volverá a su coloración habitual.
  • Línea sobre el vientre. Esta línea existe antes del embarazo, pero es del mismo color de la piel, por lo tanto no es muy visible. Durante la gestación se vuelve más oscura, pero vuelve a desaparecer luego del parto.
  • Acné. Algunas mujeres presentan mejoras en el acné, pues sus niveles hormonales se regularizan, mientras que otras sufren de un empeoramiento, especialmente aquellas que sufrían erupciones durante la menstruación.
  • Piernas azuladas o manchadas. Esto suele suceder especialmente en mujeres que viven en climas fríos, y que deben atravesar su embarazo durante el invierno. Aparecen manchas o decoloración en la piel de las piernas, las que suelen desaparecer poco tiempo después del parto.
  • Comezón. Algunas mujeres presentan comezón en la piel durante el embarazo, especialmente en el vientre y los senos. Esto sucede porque la piel se estira, por lo que es más molesto durante el segundo y tercer trimestre de embarazo.
  • Arañas vasculares. Son ramas capilares que aparecen debido al aumento del volumen sanguíneo y la mayor circulación de sangre. Pueden aparecer en varias partes del cuerpo, como cara, cuello, pechos o brazos, y se desvanecen poco a poco luego del parto.

¿Cómo cuidar la piel?

Lo más recomendable es no exponerse mucho al sol, para evitar que las manchas se hagan más oscuras, especialmente durante el verano. En esta época es fundamental el uso de protector solar, además de ropa que cubra la piel, como blusas ligeras manga larga o sombreros.

Si las mamás usan productos de limpieza para el rostro, evitar aquellos que puedan irritar la piel, porque pueden empeorar el problema. Si algunas se sienten inseguras, pueden utilizar algún tipo de maquillaje que disminuya las manchas, siempre y cuando no sean nocivos para la piel.

Se deben evitar los productos que blanquean o despigmentan la piel, porque en la mayoría de los casos las manchas desaparecen al poco tiempo después del parto. Estos pueden causar más daños, y dejar manchas peores que las que aparecen de manera natural durante el embarazo.

En caso de que los síntomas sean muy molestos, lo mejor es consultar con un especialista que pueda entregar algún tratamiento para mitigar las dolencias, y asegurarse de que no se trate de algún tipo de trastorno.

Otros temas que te podrían interesar: