Cómo elegir la cuna del bebé

La mayoría de los bebés duermen durante los primeros meses en un moisés, luego de los seis primeros meses, necesitarán de una cuna que sea más amplia y cómoda.

El moisés es una cama muy pequeña en la que el recién nacido duerme normalmente los primeros tres a seis meses de vida. Entre sus beneficios se ajusta mejor al tamaño y a las necesidades del bebé, que viene de estar apretadito en la guata de la mamá y una cuna standard puede quedarle aún demasiado grande. También suele tener un colchón duro y la verdad, además de prácticos, son preciosos en términos estrictamente decorativos 

Hoy vemos cunas de distintos tipos y tamaños. Es recomendable que el colchón sea duro y que eviten las almohadas hasta que el bebé cumpla los dos años. A partir de ahí lo importante es que la cuna sea cómoda para el bebé y para ustedes.  

En el mercado existen diversos modelos que pueden ser escogidos según el sexo del bebé o del estilo de su habitación.

Antes de comprar, es importante tener en mente algunas recomendaciones de seguridad antes de comprar la cuna definitiva:

  • Las distancia entre barras no deben tener un espacio superior a 6 centímetros, evitando que la cabeza del bebé se atore.
  • La altura de la baranda debe ser de unos 60 cm aproximadamente (la altura del bebé parado).
  • Debe ser una estructura sólida, que no se tambalee ni haga ruidos.
  • El colchón de la cuna debe quedar ajustado dentro del armazón, con no más de dos dedos entre el colchón y los lados de la cuna.
  • No colocar la cuna cerca de ventanas, persianas o cortinas, ya que el bebé podría trepar o bien jugar con los cordones, corriendo serios riesgos.
  • Procurar mantener alejado el cable del monitor, ya que presenta un peligro de estrangulamiento si se deja cerca de la cuna.

En caso de que la cuna sea prestada, o heredada, es fundamental hacer una inspección para revisar que no falten piezas, y que toda la estructura esté en buenas condiciones.

En caso de que necesite pintura, esta no debe ser tóxica, sobre todo porque cuando los niños ya adquieren mayor movilidad, pueden morder los barrotes o la estructura y podrían enfermar.

Otros temas que te podrían interesar: