Alimentación equilibrada y consciente con el medio ambiente

Al momento de comer es importante tener en cuenta aspectos en la rutina familiar que no fomenten la mala alimentación en niños y niñas, pues esto puede repercutir en su adolescencia y adultez.

Por eso, queremos entregarte tips y recomendaciones para tener buenos hábitos alimentarios junto a tu familia.

Alimentación variada

Cuando les entregamos a los más pequeños una alimentación variada de sabores, será más fácil la aceptación de nuevos alimentos. Así por ejemplo, el rechazo a los vegetales verdes (asociado al rechazo del sabor amargo), podrá mejorar preparándoles paulatinamente estos alimentos.

El rol de la familia

La familia cumple un rol fundamental en el desarrollo de los hábitos alimentarios de los niños y niñas, siendo muy importante qué se compra, cómo se cocina y cómo comen. Por ejemplo, si tenemos mayor cantidad de frutas y verduras en el hogar, mayor será su consumo.

La importancia de los 2 primeros años

Durante los 24 primeros meses se establecen la mayor parte de preferencias y repulsiones por los alimentos. De esta forma, es importante que la porción de cada comida sea la adecuada para que los niños y niñas adopten señales de saciedad, evitando forzar el consumo de alimentos.

¿Nuevo alimento?

Al momento de mostrarles un nuevo alimento, es recomendado hacerlo acompañado de uno que ya conocen y mucho mejor es si lo hacemos de manera creativa

¡Hay muchas formas de sorprender a los más pequeños del hogar, solo debes atreverte!

Todos estos buenos hábitos pueden potenciarse utilizando artículos biodegradables, que protejan el medio ambiente, tal como cubiertos y platos para porcionar las comidas.