Nuevos métodos de crianza: ¿otra moda más?

Desde hace algunos días he estado escuchando y leyendo opiniones, acerca de un tema que se volvió algo controversial relacionado a que ciertos métodos de crianza han sido tildados como “moda” por algunas personas.

Personalmente, no creo que éstos sean una moda, mi teoría es que la sociedad, particularmente, las mujeres hemos ido evolucionando con el transcurso de los años y por ende la forma en que criamos también ha ido variando.

Siento que en este último tiempo hemos vuelto un poco a nuestras raíces, a conectar más con esa especie de “intuición”, a reflotar aquello más “natural”, por llamarlo de alguna forma. Cada vez hay más mujeres que les hace sentido y optan por partos naturales, por una lactancia materna prolongada, por portear a sus hijos, colechar o dormir con ellos.

Y mi pregunta es, ¿qué habría de raro en conocer y explorar estas prácticas de crianza? Yo creo en la importancia de leer, informarse, averiguar e interiorizarse acerca de estos temas, no sólo dejarse llevar por lo que creemos, pero acaso ¿no es cada madre y/o padre quién decide qué es lo mejor a la hora de criar a sus hijos?

Personalmente, me parece válido que cada madre, padre o familia pueda explorar distintos métodos de crianza para finalmente  elegir y adoptar como propias aquellas prácticas que más les acomoden y les hagan sentido.

Debo decir que, me entristece oír y leer aquel tipo de comentario que plantea que amamantar es una  “moda”, sinceramente no me imagino que una mujer de pecho por “moda”. La lactancia no es fácil, requiere un esfuerzo y al principio ocupa gran parte del día, pero para mí ha sido un proceso hermoso, por lo tanto, tildarlo de moda me parece menospreciarlo y no valorarlo como se merece, estoy segura que cada mujer que alimenta a su hijo con leche materna y trata de extender la lactancia lo más que pueda es para entregarle todos los beneficios que ésta conlleva.

En lo personal soy una amante de la lactancia materna, me encanta amamantar y espero seguir haciéndolo hasta que mi hijo y yo estemos preparados para destetar.

Sin embargo, quiero dejar en claro que no por mi decisión juzgaré a otras mujeres, entiendo a aquellas que por opción han elegido otro método de alimentación, y también entiendo a aquellas madres que no han podido alimentar con leche materna a sus pequeños aun queriendo hacerlo, finalmente creo que cada una de nosotras es libre de elegir lo que más le acomode y le haga sentido a la hora de criar.

Con esto, no me queda más que extender la invitación a que nos sigamos informando,  a que conozcamos y exploremos distintos métodos de crianza, y sobre esa base ir tomando las decisiones respecto a cómo queremos criar a nuestros hijos. Adoptemos aquellas prácticas que nos hagan bien, que nos llenen el alma y nos hagan felices. Respetemos los distintos estilos de crianza, no seremos más ni menos por practicar uno u otro, no juzguemos a otras madres y/o padres,  CRIEMOS EN AMOR.

¡Un abrazo a todas y todos!

Otros temas que te pueden interesar: