Cambios emocionales en el embarazo

Es muy probable que durante el embarazo las mujeres experimentemos una serie de cambios físicos en nuestros cuerpos, y que de hecho estamos de cierta forma preparadas para ellos, pero ¿qué pasa con aquellos cambios emocionales que poco vemos en la televisión, publicidad, entre otros?

Los cambios emocionales, al igual que los físicos son unos de los cambios que seguramente hemos experimentado la mayoría de las mujeres en nuestros embarazos. Las hormonas, la nueva vida que se avecina, los cambios que la maternidad trae consigo a nivel familiar y personal sin duda que influyen en nuestros estados de ánimo y nos hacen sentir muchas veces en una montaña rusa de emociones.

Es común ver en la publicidad, imágenes de mujeres embarazadas felices y alegres, pero ¿qué pasa cuando nos sentimos tristes, apenadas o angustiadas? ¿Nos permitimos vivenciar estas emociones?

Socialmente, hemos sido presionadas a sentir emociones positivas en nuestros embarazos, por lo cual es muy común que reprimamos aquellas que no son tan agradables, es común que las ocultemos o que simplemente nos avergüence sentirlas.

En lo personal, siento que debemos permitirnos vivenciar nuestras emociones y vivir el proceso del embarazo con todo lo que conlleva, con lo lindo y lo no tan lindo, finalmente la vida es así, tenemos momentos felices y tristes, alegres o rabiosos, ¿Por qué el embarazo debería de ser distinto?

Yo las invito a dejar esa culpa a un lado, enfoquémonos en vivir esa emoción, sentirla y elaborarla, no le tengamos miedo a conectar con ellas, ya que finalmente son las que nos llevan a conectar con nosotras mismas.

Sin embargo, es importante mencionar que si en algún momento te sientes sobrepasada, y ves que estas emociones negativas van creciendo y se hace cada vez más intensas, sería bueno buscar ayuda, comentarlo con tu médico o buscar un profesional que te pueda ayudar a llevar de mejor forma este proceso de cambios que estás viviendo.

Por último, hago el llamado a conectar con nosotras mismas, desde la emoción, desde aquella emoción linda y agradable, que nos hace sentir felices, pero también desde aquella que no nos gusta tanto, que nos hace poner melancólicas, algo nostálgicas y tristes.

Recordemos que toda vivencia nos hace crecer, nos permite conocernos y también saber reconocerla en otros, así que las invito a no temer, verbalicemos lo que sentimos, no hay peor consejo que vivir una pena o una alegría en solitario, quiero que la compartamos, contemos, lo que nos pasa. Recuerden siempre esta frase, “el lenguaje crea realidades, por lo tanto al decirlo, al compartir lo que sentimos podemos elaborar nuestra emoción, reconocerla y será más fácil experimentarla”.

Desde acá les envío mucho amor, paciencia y tranquilidad, el embarazo es un bello proceso, vívanlo y disfrútenlo con lo bueno y lo no tan bueno que trae consigo, al fin de cuentas es un proceso de crecimiento que finaliza con el nacimiento de un hijo y de una madre, una Nueva Mujer que no conocías, pero que llevabas dentro y aparece junto con la maternidad.

Un abrazo enorme.

Mi nombre es Constanza Villarreal Marambio, psicóloga y madre primeriza de un niño de 6 meses, vivo en Talca. Desde siempre me han interesado los temas sociales y desde que fui madre nació junto con mi hijo el interés por la maternidad y el puerperio. Como psicóloga y principalmente como Mujer siento la necesidad social de acompañar y contener a las mujeres en sus procesos de embarazo, maternidad y puerperio, me hace mucho sentido el criar en tribu, compartir experiencias, emociones y contenernos entre nosotras.

Puedes seguirme en Instagram en @conivm.bienvenidamaternidad

Otros temas que te pueden interesar: