5 razones para dejar jugar a los niños con barro, según especialistas

¿Quién no jugó con tierra cuando era niño o hizo un delicioso pastel con barro?

Es probable que la mayoría de los padres comiencen a hacer memoria y recuerden esos entretenidos momentos que pasaron realizando esta actividad en su infancia. Sin embargo, hoy la mayoría se espanta porque sus hijos lo hacen, pero lo que no saben, es que esta experiencia puede resultar muy beneficiosa para ellos.

Muchos padres temen por contagios o microbios que puedan contraer sus hijos, no obstante según el científico y microbiólogo Jack Gilbert, director del Microbiome Centre en la University of Chicago, si no dejas que tus hijos experimenten con un diverso mundo microbiano, su sistema inmunológico se vuelve más lento: “Esto significa que las células del cuerpo en desarrollo de un niño, destinadas a combatir los agentes externos, no tienen nada que hacer. Cuando enfrentan a uno de estos alérgenos, reaccionan excesivamente. Se ve en casos de alergias, dermatitis atópica y asma”, afirma el especialista.

De esta misma forma, Gilbert asegura que necesitas un buen balance entre ser higiénico y exponer a los niños a algunos patógenos. Es saludable enfrentar bacterias, gérmenes y un poco de polvo. Asimismo, señala por ejemplo que “si un perro lame la cara de un niño, no pasa nada. Los padres no deben correr a lavársela”. Lo mismo pasa si los niños juegan en la tierra o con barro.

¿Qué beneficios pueden tener este tipo de juegos?

  • 1. Inspiración y creatividad

La creatividad y la exploración se ponen en juego de manera natural cuando los niños entran en contacto con la tierra. Científicamente hablando, se ha encontrado que en la tierra existen unos microorganismos que se asocian con el hecho de ser más feliz y tener mejor calidad de vida.

  • 2. Sentirse libre

Entrar en contacto con la naturaleza sin que les preocupe ensuciarse, hace sentir a los niños libres además de resultar una gran terapia. La magia de jugar con barro es que los niños pueden crear con sus manos de todo, desde tartas, pasteles, hasta pistas de coches, ¡lo que quieran!

  • 3. Los beneficios del entorno natural

Seguro alguna vez te sentiste relajada al oír el cantar de los pájaros en un día soleado, o sentiste paz al oír la brisa que producen los vientos a la vez que mirabas un pacífico cielo azul. Bien, los niños sienten lo mismo mientras juegan con el barro, al aire libre son capaces de conectar con infinitas sensaciones provenientes de la naturaleza.

  • 4. Desarrollo de la motricidad 

Los niños juegan y prueban diferentes texturas, añaden objetos naturales como piedras, palos, hojas, ramas, algo que contribuye al desarrollo de sus músculos siendo un buen ejercicio para mejorar la habilidad de motricidad fina y gruesa.

  • 5. Imitando roles

Cuando los niños juegan fuera y diseñan con barro, suelen asignarse roles como, por ejemplo, de cocinero, mecánico, repostero y otros, con lo cual también desarrollan ese aspecto relacionado con la vocación y las profesiones.

Por supuesto que por muy bueno que sea que los niños jueguen con barro, siempre hay que supervisar que todo vaya bien. No faltará oportunidad para que encuentren bichos e insectos para conocer, pero también hay que advertirles de los cuidados que conviene tener con ellos.

Si estás buscando más actividades entretenidas para tu hijos sin tener que ensuciarse con barro, puedes revisar esta guía de actividades para niños de todas las edades creada por nuestros amigos en Alba

Otros temas que te pueden interesar:

Comenta