Piel del recién nacido: ¿Qué es el acné neonatal?

Cuando los recién nacidos comienzan a exponerse a la vida, su cuerpo y especialmente su piel, comienzan a ser susceptibles de cambios y anomalías: es normal que las madres se asusten en una primera instancia, sin embargo, deben saber que en general, son cambios totalmente normales y tienen una solución sencilla.

Uno de estos cambios es el acné neonatal, que según la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo padecen el 40% de los recién nacidos, debido a causas tan básicas como la sequedad de la piel, la falta de humedad o el exceso de ella, tener la cara mojada por el exceso de expulsión de saliva, la contaminación del aire, el agua, el contacto con la leche materna, entre otras. Por ello, el intentar evitar que se reproduzcan granos en la piel del bebé es prácticamente imposible.

La aparición de granos en el recién nacido es diferente al desarrollo del mismo en adultos. En el caso de los bebés, los granos adoptan una forma blanquecina o amarillenta, generalmente de tacto duro y sin aparición de pus, sino más bien seca y dura. Normalmente no son dolorosos ni provocan molestias ni picor en el bebé, no obstante, son una señal de alerta para avisar que tienen la piel irritada y los poros muy abiertos. Es por esto que es recomendable poner cura en el momento de su aparición, aunque como hemos dicho anteriormente, la aparición del acné en recién nacidos es muy común y no implica problema ninguno.

La zona más común para la aparición del acné es la mejilla, nariz, mentón y frente.

Prevención y/cura del acné neonatal

Como hemos comentado anteriormente, la aparición del acné en la piel de los recién nacidos es un problema que tiene muy difícil (por no decir casi imposible) prevención, debido a que su aparición se deben a consecuencias comunes los primeros meses del nacimiento del bebé.

En este caso, si existen algunas opciones que ayudan a mejorar el acné neonatal una vez ya está desarrollado o a intentar evitar en la medida de la posible la aparición. Es muy importante que los padres sigan unas pautas y rutinas de comportamiento en cuanto al acné de su bebé para asegurar la normalización del estado de la piel del mismo.

Algunos de los consejos más habituales y recomendables para el cuidado de la piel son:

    • Pueden limpiar la cara del bebé dos veces al día (por la mañana y antes de acostarlo) con agua y jabón suave especial de bebés. Ante la duda de cuál utilizar, es aconsejable que pregunten a su médico especialista.
    • No intentar rascar o quitar los granos del bebé, esto provocaría la aparición de más y en mayor volumen además de poder provocar cicatrices o heridas que repercutirían a largo plazo en la calidad de la piel del recién nacido provocando que en la adolescencia y/o en edad adulta, aparezcan marcas en la piel casi imposibles de quitar.
    • Existen algunos medicamentos específicos para el acné del bebé que son suaves para no dañar su frágil estómago. Estos medicamentos se utilizan en casos extremos o cuando el acné no se consigue combatir con rutinas de limpieza y cuidados diarios. Es importantísimo no automedicar a nuestro bebé.
      •  Es importante lavar con detergentes y suavizantes muy suaves la ropa de nuestro recién nacido, incluso los primeros meses de vida realizar el lavado a mano.
    • Mantener la zona afectada siempre limpia y seca. Es importante que evitemos que la cara del bebé se encuentre un largo periodo de tiempo mojada y que intentemos en la medida de lo posible, quitar de inmediato las babas, agua o cualquier líquido que se le derrame. La cara mojada es una de las causas principales de que se irrite la piel del bebe y de que produzca acné neonatal.

Otros temas que te pueden interesar: