8 tips para cuidar a los niños en las piscinas

Las altas temperaturas del verano del hacen que las piscinas resulten muy atractivas para que los niños acudan a refrescarse. Si bien se trata de un panorama muy entretenido, es indispensable tomar en cuenta algunas medidas para evitar accidentes.

Por ello, el pediatra de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Carlos Chavarry, se refiere a las precauciones que deben tomar los padres cuando sus hijos juegan en playas y piscinas.

Los menores son inquietos, rápidos y creativos, por lo que nunca hay que perderlos de vista, especialmente en esta temporada, cuando las piscinas se transforman en el panorama favorito de todos. Según el especialista; “Bastan dos centímetros de profundidad y haber estado sumergido dos minutos bajo el agua para lamentar consecuencias fatales en los lactantes y niños pequeños.”

Por esta razón y considerando que los peligros van más allá de la asfixia por inmersión, el especialista entrega recomendaciones para cuidar de los niños mientras disfrutan de un día en la piscina:

  • Cuidado de los lactantes: Antes de los seis meses, los bebés son extremadamente vulnerables a la exposición al sol y no se aconseja el uso de cremas solares protectoras. Por tanto, lo mejor es mantenerlos a la sombra. Tampoco se recomienda bañarlos en piscinas, ya contienen cloro y otros químicos e impurezas que pueden afectar su delicada piel.

Un recurso muy utilizado por los papás es el de la piscina inflable con un poquito de agua para que el menor pueda jugar allí tranquilamente con sus juguetes, en baños que no deben superar los diez minutos. “Siempre conviene que sea capaz de sentarse por sí mismo y, por supuesto, que esté vigilado en todo momento”, advierte el Dr. Chavarry.

  • Edad para aprender a nadar: Se estima que la edad recomendable son los 4 año. “Que aprendan a nadar no significa que se saquen necesariamente las manguitas o el chaleco salvavidas, tampoco que dejen de ser supervisados por un adulto. Los accidentes ocurren en las situaciones más inesperadas y toda precaución nunca está demás”, afirma el especialista de Vidaintegra.
  • Tiempo de reposo después de comer: es necesario realizar un descanso de 45 minutos luego de ingerir alimentos o una comida principal, como puede ser el almuerzo, para evitar calambres o dolor abdominal. 
  • No a ciertos juegos: se debe evitar que niños y grandes corran en los bordes de las piscinas y plataformas como trampolines para evitar caídas o resbalones. De igual manera, no se recomienda practicar piruetas y juegos como chinas, piqueros, clavados de cabeza y mortales, porque se pueden producir graves accidentes.
  • Vestimenta adecuada: los menores deben ocupar sombreros que los protejan del sol y ropa de algodón, idealmente que sea de manga larga y color blanco. Además, en el agua se sugiere el uso de gorras para prevenir otitis y de lentes para evitar el contacto de los ojos con el cloro.
  • Factor solar recomendado: aplicar factor solar 50 en el momento de llegar a la piscina, ya que si se hace antes, podría quedar adherido a la ropa del menor. Es importante repetir esta medida cada media hora, se bañe o no.
  • Hidratación, secado y ducha: es importante que los menores se hidraten mientras estén expuestos al sol y se realicen un secado post baño, que incluya el cambio a un traje de baño seco, como también darles abrigo para que no se resfríen por cambios de temperatura. Asimismo, se aconseja que se duchen después de la piscina para eliminar químicos como el cloro y las impurezas del agua.
  • ¿Cuándo consultar al médico?: Lleva a tu hijo a un médico si presenta dolores fuertes de oídos, lesiones importantes en la piel producto de la exposición al sol o una insolación. Asimismo, si tiene diarrea y/o o gastroenteritis que pueden gatillarse por la ingesta de agua de piscina.

El pediatra de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Carlos Chavarry, aportó información valiosa para desarrollar este artículo.

Otros temas que te pueden interesar: