Infecciones urinarias: edad y sexo más propensos a tenerlas

Las piscinas, tan añoradas y requeridas durante el verano son el medio ideal para que las bacterias se transporten y generen infecciones urinarias en los más pequeños.

Las niñas menores de 4 años son las primeras víctimas de esta patología, ya que la uretra es más corta en mujeres, permitiendo que estos microorganismos lleguen a sus cuerpos con mayor facilidad. Por ello, el urólogo de Clínica Vespucio, Dr. Carlos Bejarano, explica en qué consiste esta incómoda enfermedad y da recomendaciones para evitarla.

“El calor hace que la transpiración aumente y el volumen urinario disminuya. Si el niño no consume suficiente líquido, el bajo flujo de orina en la vejiga permitirá que las bacterias que pudieran haber ingresado, tengan más tiempo para proliferar y generar una infección”, explica el urólogo.

Al mismo tiempo, dentro de las piscinas las bacterias pueden transportarse con mayor facilidad y llegar hasta la vejiga, o incluso hasta el riñón, terminando en una infección: “Permanecer con el traje de baño húmedo por períodos prolongados constituye un factor de riesgo para generar infecciones urinarias, ya que el agua puede ser succionada dentro de la uretra y alcanzar la vejiga, arrastrando las bacterias que quedan ahí”, aclara el especialista.

Los molestos síntomas

En los casos de cistitis, el crecimiento y metabolismo de las bacterias producen cambios inflamatorios en la mucosa de la vejiga y alteraciones en la apariencia de la orina; según el especialista, “los síntomas derivados de esta situación pueden ser bastante molestos y evidentes, como la necesidad imperiosa de orinar, aumento de la frecuencia urinaria, orina turbia y de mal olor y, en algunos casos, presencia de sangre o escape involuntario de orina”.

En las pielonefritis, las bacterias que infectan el riñón pueden alcanzar el torrente sanguíneo y generar una respuesta inflamatoria más generalizada que incluye fiebre, escalofríos, malestar general, dolor lumbar, náuseas, vómitos, inapetencia, etc.

El doctor Bejarano advierte que “en niños, dado que la capacidad de regeneración del riñón es baja, las pielonefritis recurrentes pueden conducir a un daño irreversible y, en casos extremos, a falla renal crónica con necesidad de diálisis o de trasplante”.

Recomendaciones

Existen factores de riesgo externos que ayudan a que las bacterias se introduzcan en las vías urinarias. Por esta razón, el urólogo entrega las siguientes recomendaciones para que tus hijos disfruten este verano sin inconvenientes:

  • Consumir líquidos suficientes para lograr que se produzca orina en cantidades adecuadas.
  • Hacer énfasis en el aseo apropiado, evitando la contaminación durante las mudas de pañal o cuando los niños son más autónomos y se limpian solos.
  • Lavar las manos antes y después de ir al baño.
  • Recordar que a mayor temperatura en el ambiente, mayor es la velocidad a la que se reproducen las bacterias.
  • Cambiar el traje de baño mojado apenas los niños salen de la piscina.

“También hay casos de niños y niñas que sufren de infecciones urinarias por anormalidades anatómicas con las que nacieron y que deben ser detectadas y tratadas para evitar complicaciones”, detalla el especialista.

El urólogo de Clínica Vespucio, Dr. Carlos Bejarano, aportó información valiosa para desarrollar este artículo.

Otros temas que te pueden interesar:

Comenta